27/10/15

La diferencia






     Hace unos cuantos años, en el periódico IDEAL cruzaron cartas y artículos dos granadinos, un notario y un escritor, que habían pasado por la experiencia de perder a su padre, asesinado en la guerra incivil. El escritor por los "nacionales" en Granada y el notario por los "rojos" en Málaga, donde también era notario.

     Ambos crecieron sin padre, ambos vieron llorar a sus madres, el escritor hablaba de su infancia llena de necesidades y el notario decía que la suya también lo estuvo, por lo que él estudió con becas. Y ahí estaba la diferencia: el escritor no tuvo becas porque era huérfano de un "rojo" y llevó ese baldón durante mucho tiempo. Para los de un bando, la pesadilla terminó en el 39, para los del otro continuó durante muchos años. La guerra está ya lejos, pero los 40 años de dictadura no tanto y muchos de los que nos encontramos aquí la hemos vivido.

     El detalle bonito es que este cruce de artículos terminó citándose para comer juntos. El notario ya ha muerto, pero el escritor sigue vivo para recordarlo y hemos leído un poema suyo hace poco.


19/10/15

Otro poema en octubre


     He estado un par de años sin mencionar aquí tal día como hoy a Carlos Portillo, pero eso no quiere decir que no me haya acordado. Está en mi memoria y de vez en cuando me asomo por su blog y leo algo, como él dijo que hiciéramos durante su ausencia. Hace unos días fui, leí una vez más las  últimas entradas, recordé aquellos terribles días y, en los comentarios de la última, entre el spam que desgraciadamente se ha ido metiendo a lo largo de estos años, me encontré con que alguien, para mí desconocido, había dejado un poema, al parecer del Profe y que debía estar en su poder. Lo que me ha llevado a romper mi propósito de no tocar más el tema y copiarlo para que lo leáis y para que los que os habéis incorporado después a esta tertulia, conozcáis al que estuvo –sin estar- en el nacimiento de este blog que hoy cumple siete años, la edad de la razón que decían antes.     

     SOMBRAS

     Un verso oscuro, una palabra,
     un sonido de amor universal completo, amor que lleva hasta la muerte.
     Palabras sobre héroes,
     porque los poetas,
     tratándose de un héroe,
     tienen siempre la última palabra.
     Y miedo el que nos trae
     la remota posibilidad del hambre,
     del rencor, de la prisión,
     de la muerte, miedo sí!
     desde nuestro grito oscuro, 
     desde la concha del caracol,
     las púas del erizo,
     miedo desde mis versos y tu guitarra,
     miedo porque pensamos.
     Y después de pensar,
     ser hombres significa,
     desde ahora, ser guerrilleros de la libertad.
     Y porque nos damos cuenta.... sí,
     de qué no somos hombres, 
     sino sombras,
     sombras que tienen la última palabra.

     Carlos Portillo. 1980


11/10/15

Previsión



Foto amablemente cedida por Landahlauts


Es una cuestión de futuro; el mejor regalo para la primera comunión de un niño es hacerle un plan de pensiones. 

Lo ha dicho muy en serio y por escrito Salvador Curiel,  Director Territorial de BMN

Pero yo he quedado KO al leerlo.

  

3/10/15

Doscientos gramos de jamón





     Entro en una tienda céntrica de alimentación y me encuentro con que, al lado de la caja, una señora mayor yace tendida en el suelo al parecer sin conocimiento. Dos señoras están a su lado, una registra sus bolsillos supongo que tratando de identificarla o llamar a su familia y un chico joven habla por el móvil con el 061. Mientras, como el mostrador es largo, los dependientes siguen atendiendo a los clientes y estos siguen comprando. Yo me acerco a la señora por si la conozco y puedo ayudar a identificarla, pero como me resulta completamente desconocida, salgo de la tienda. No puedo pedir 200 gramos de jamón mientras un ser humano quizá agoniza a mi lado.