20/3/13

La bolsa y la vida




Los que ya tenemos muchos años hemos podido ver la trayectoria de la bolsas de plástico, desde que no existían hasta ahora que las estamos restringiendo por el daño que causan al medio ambiente.
Cuando yo era niña e, incluso, más tarde, se iba a la compra diaria con un bolso, algunas veces lo que se llamaba un cesto, hecho de una fibra natural que no sabría precisar, y allí el tendero metía los artículos sin envasar o envasados en cartuchos de papel. El bolso se paseaba por las distintas tiendas y en él iban entrando legumbres, azúcar, café, fruta, hortalizas, pescado o carne. Y hasta era un espectáculo ver ese bolso o cesto en el que asomaba por una esquina el verde de las acelgas y por la otra una barra de pan o la cola de un pescado, formando un bodegón digno de ser llevado a un cuadro. Por otra parte, cualquier otro artículo que se comprara, esta vez en las tiendas del centro, te lo envolvían delicadamente en papel sujeto con las etiquetas adhesivas de la tienda, y así te podrías encontrar en una tarde de compras con media docena de paquetes de distintos tamaños conteniendo lo mismo un perfume que una chaqueta, un libro o un paraguas.
Para evitar ese desbarajuste de paquetes que se te escapaban de las manos, se inventaron entonces las redes que veis en la foto, en las que se podía recoger todo y llevarlo más cómodamente, y aparecieron multitud de modelos de distintos materiales, que llevábamos dobladitas en el bolso para cuando hiciera falta comprar algo.  
Pero la auténtica revolución, la solución total, fueron las bolsas de plástico, las maravillosas bolsas que no pesaban nada y en las que cabía todo. Con ellas llegaron los autoservicios o supermercados, en los que tú cogías los artículos y en caja te daban cantidad de bolsas para poder meterlos. Y en las tiendas y grandes superficies había enormes bolsas de plástico grueso en las que cabía un abrigo y hasta un televisor. Pero como de todo lo gratis se abusa, llegó un momento en que el plástico, los miles de bolsas que se tiraban, empezaron a cubrir la tierra y el mar, y llegaron las voces de alarma para advertirnos del mucho tiempo que tarda una bosa en degradarse, de que matan a los peces y destruyen el medio ambiente. Y aunque algunos nos fuimos concienciando y las limitamos, las autoridades tuvieron que intervenir obligando a ponerles precio para que así se utilizaran las menos posibles.
Con esto, de nuevo han empezado a aparecer distintas bolsas reciclables, redes y bolsos para la compra, que no acaban de romper con la costumbre de las bolsas de un solo uso. Ignoro si esta campaña para limitar el plástico está dando resultado y nuestras tierras y nuestros mares se están viendo más limpios, pero dudo que sea así por lo que veo cuando compro: que la gente ha asumido el precio de la bolsa y las sigue pidiendo casi sin límite. ¿Cuál será el siguiente paso? ¿Lo veremos los que vivimos el principio de la historia?        

24 comentarios:

  1. Todo lo que cuentas fue como dar un paseo por años anteriores encontrándonos con nuestros cestos y con nuestras bolsas de red.
    Es cierto que se abusó de las bolsas de plástico, precisamente porque no pesaban y si llovía el contenido solía llegar seco a casa, pero sobre todo porque eran gratis y ya sabes lo que se dice "de lo que no cuesta, llenar la cesta".
    No se en el total del mundo si el ponerles precio fue la solución, tal vez no, pero si te puedo decir que mucha gente ahora se lo piensa mucho antes de pagar por una bolsa y si lo hicieron un día, ahora toman la precaución de guardarla y la próxima vez que van a la compra se la llevan para utilizarla mas veces y amortizar lo que les costó.
    No hay que olvidar que también aparecieron los carros que llevan mucho y el peso molesta menos que llevado en bolsas.
    Pero desgraciadamente todavía queda demasiado plástico en los envases y ese plástico es tan dañino como el de las bolsas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo pensando en que aun hay mucha gente que pide las bolsas aunque se las cobren y si alguien las lleva suele ser una persona mayor. Los carros no solucionan del todo el problema, pues hay mucha gente que mete en el carro los artículos en bolsas para que no se le mezclen. Yo misma llevo en el carro una bolsa para meter las cosas que se pueden derramar y manchar el carro, como ya me ocurrió una vez con otro.

      Eliminar
  2. Hablas de la misma bolsa y hablas de la misma vida; ahora todo es distinto, pero es posible que volvamos a algunas costumbres ya desaparecidas, de momento hay que comprar las bolsas de plástico y se consumen muchas menos. El usar y tirar conviene restringirlo un poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he dicho antes, quizá se consumen menos, pero todavía muchas, por lo que pienso que deberían ser más caras, como mínimo el impuesto de diez céntimos que les impone a las tiendas la Junta de Andalucía.

      Eliminar
  3. Como en todo lo relacionado con el medio ambiente, es una cuestión de concienciación personal. Se trate del abuso de los plásticos, el incivismo en los espacios públicos comunes, el derroche de la preciada agua o el salvajismo humano en el entono natural, si el individuo no es capaz de entender que el planeta Tierra es la Casa Común de los Seres Vivos, de nada valen las campañas. Item más: el plástico sigue siendo el rey, junto al poliestireno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero existe la educación que nos viene de fuera, que nos debe venir de fuera y, si no hay suficiente concienciación interna, habrá que concienciar de alguna forma.

      Eliminar
  4. Tengo una de esas bolsas de red elástica que se expanden con un solo límite: la resistencia del bíceps braquial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que eres "exagerao". Ni que fueras andaluz....

      Eliminar
  5. En la actualidad trato de llevar bolsas que duran bastante y que dicen algo parecido a : Esta bolsa es totalmente reciclable.
    Cuando regalaban las bolsas de plástico las utilizaba para llevar en ellas los residuos caseros, papel, vidrio, plásticos y residuo orgánico, en estos dos últimos casos las bolsas iban a parar al contenedor junto con los residuos, en el caso de los dos anteriores, la bolsa de plástico la separaba e iba al contenedor de los plásticos.
    En la actualidad, compro bolsas de plástico generalmente negras, que me cuestan dos o tres céntimos la bolsa y hago lo mismo.
    En mi caso no veo ninguna mejora, aunque me tengo que rascar más el bolsillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estás dando la razón en que lo único que se ha conseguido es que algunos os tengáis que rascar el bolsillo comprando bolsas, sea en el super o aparte como tú.

      Eliminar
  6. Algunos comercios han comenzado a sugerir el uso de bolsas de tela que ofrecen a bajo precio y en algunos casos las obsequian cuando la compra sobrepasa a un determinado valor.
    En nuestra ciudad recién desde el año pasado debemos separar los residuos orgánicos de los que no lo son, pero ambos se descartan en bolsas plásticas lo cual es una incongruencia,De todas maneras un informe del municipio reconoce que solo lo cumplen el 30% de los hogares, lo que demuestra que la sociedad aún no está concientizada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí llevamos ya muchos años de separar los distintos residuos y llevar plásticos, cristal y papel a sus contenedores respectivos, pero, como tú dices, no todos lo hacen, pues en esta casa veo a muchos vecinos meter todo en la misma bolsa para que el conserje lo lleve al contenedor de la basura orgánica, con lo cual están dejando de reciclar esos residuos y, además, también fastidian la conversión de la basura orgánica en abono.

      Eliminar
  7. ¿Ni que fuera andaluz? ¡Soy andaluz! De la Nueva Andalucía, pero andaluz al fín.

    ResponderEliminar
  8. Llegó el friki de los aviones: en la segunda guerra mundial, los ingleses usaron un biplano al que llamaban «Stringbag» que significa bolsa de red. Algo relacionado con el hecho de que las alas estaban llenas de cables y que podía llevar casi cualquier tipo de armamento (igual que en una bolsa se puede llevar casi cualquier cosa. http://en.wikipedia.org/wiki/Fairey_Swordfish#Origin_of_the_Stringbag_nickname

    Yo últimamente uso muchas menos bolsas. Cuando las pago son siempre grandes y muchas veces las cosas van del carrito del super al maletero del coche directamente. Después descargar es un poco más lioso.

    Mi suegra ha llegado a pagar por bolsas para tenerlas nuevas en casa «por si acaso».

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que ver la imaginación que le echan a las guerras....

      Eliminar
    2. ¿Por si acaso hay un corralito de bolsas?

      Eliminar
  9. Qué curioso. En mi casa siempre hemos sido ecologistas (impulsados por mi madre) y siempre hemos ido a comprar con cestos de mimbre como el de la foto que enlazas. Si ibas a comprar en falda o pantalón pirata, es decir a pierna descubierta, llegabas a casa con la pierna colorada del roce.

    También usábamos unas hueveras de usar-y-no-tirar, bolsa del pan... A veces algunos tenderos nos decían "¡Ah" Sois familia de la señora de los cestos".

    Ahora que se está tomando más consciencia, estoy orgullosa de haber hecho siempre un poco bien las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo admiro a quien es capaz de ser tan ecologista, pues se encuentra con multitud de obstáculos. Por ejemplo, yo tengo también esas hueveras de plástico de una docena o de media, pero ¿donde venden huevos sueltos? Hace mucho tiempo que siempre los veo envasados. Sin embargo, en esos tiempos antiguos nos venían a la casa mujeres de los pueblos con una cesta de huevos que te ponían los que pidieras en un plato y no hacía falta envase alguno.

      Eliminar
  10. El plástico seguirá existiendo mientras dé dinero, porque es muy cómodo y porque no somos capaces de ver el daño que causa. No somos conscientes. Yo hace tiempo que lo reciclo y de hecho me suelo llevar muchas cosas "puestas" cuando las compro cerca de casa antes que meterlas en una bolsa de plástico.

    Es cierto eso que dices de que hemos descontado lo que nos cobran por ellas, sobre todo en Madrid, donde un euro más o menos no se nota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me preocupa es lo que he dicho más arriba, que los jóvenes son los que más bolsas piden, los que menos concienciados están. Y eso es grave porque indica un futuro poco prometedor. Tampoco se ven apenas en los contenedores de reciclado, así que yo pienso que la educación tendría que empezar en la escuela y ser muy constante, no solo de vez en cuando una campaña y luego olvidarlo.

      Eliminar
  11. Desde a dos años solo uso bolsas reutilizables,y muchas personas están utilizando.
    El post esta muy bien gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por la visita... aunque sea con publicidad incluida.

      Eliminar