3/5/16

Dos relatos






Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Gn. 1,27

* * * *

Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. 
Gn. 2,7

Entonces el Señor Dios echó sobre el hombre un letargo y el hombre se durmió. Le sacó una costilla y creció carne desde dentro. De la costilla que le había sacado al hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la presentó al hombre.
El hombre exclamó: 
-¡Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Su nombre será Hembra, porque la han sacado del Hombre. Por eso, un hombre abandona padre y madre, se junta a su mujer y se hacen una sola carne.
Gn. 2, 21-24

     Como veis, estos son los dos relatos que hay en el Antiguo Testamento de la creación del hombre y la mujer, los dos en el Génesis, pero en distinto capítulo y procedentes de dos fuentes distintas, la sacerdotal y la yahvista. 

     Pero no voy a entrar en exégesis ni en disquisiciones sobre su valor histórico (que no lo tiene), sino a hacerme la misma pregunta que me he hecho siempre de por qué, habiendo dos relatos, siempre se cita el segundo en el que la mujer sale del hombre, es un parte de él, y no se cita nunca el primero, en el que se crean a la vez los dos como un todo, como iguales.   

19 comentarios:

  1. Calandra4/5/16 11:25

    Pues yo diría que en un mundo que al día de hoy sigue dominado por los hombres y donde la desigualdad entre ambos sexos es evidente, el segundo relato les viene mucho mejor que el primero pues deja ver que la mujer es inferior al hombre, mientras que si se hiciera más propaganda del primer relato tendrían que aceptar la igualdad y eso a muchos no les conviene ni les apetece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ha sido así siempre, pues fíjate que hasta Miguel Ángel en la Sixtina lo representa así.

      Eliminar
  2. Como apuntas, no es lugar de disquisiciones exegéticas, así que me limito a apuntar que en mi interpretación, Dios equipara en el mismo nivel a hombre y mujer, aunque las personas leamos lo que nos interese. Y en otro relato muy cercano a estos se hacen "una sola carne" cuando se unen.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, en el versículo siguiente, que no he copiado porque está implícito en el 22.

      Eliminar
  3. la primera definición manifiesta pesamiento politeísta más arcaico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues parece ser que, perteneciendo a la fuente sacerdotal, es posterior a la del capítulo segundo.

      Eliminar
  4. Usted sabe que Elohim es plural,... el cuando se incorporo al conjunto y por quien es independiente al trasfondo arcaico más asumible y entendendible, y posiblemente todavía tradicional, entonces, del pueblo llano.
    Dios era diosa, (desde luego que si, durante muchos milenios)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buscar las fuentes y las tradiciones que formaron las cuatro fuentes reconocidas es tarea imposible, pero a mí, personalmente, me gusta más la idea de un Dios Padre.

      Eliminar
  5. Una iglesia machista, en una sociedad machista.... lo raro habría sido lo contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que averiguar si fue antes el huevo o la gallina...

      Eliminar
    2. Yo creo que la iglesia fue machista porque la sociedad en la que creció lo era.
      Pero es una opinión muy particular....

      Eliminar
    3. Sin embargo, cuando recopilaron estas tradiciones en una sociedad más primitiva y machista que esta, no obviaron ese primer relato en el que el hombre y la mujer aparecen como creados al mismo tiempo.

      Eliminar
  6. Pues seguramente porque explica -o justifica- mejor lo que se quiere explicar -o justificar-. En la primera puede entenderse que hay una relación de igualdad, mientras que en la segunda la hay de subordinación...

    De ahí, supongo, que los hubiera quienes justificaran esta repetición en el hecho que la primera no sería otra que Lilith, la hermana mayor y rebelde de Eva, mientras que la segunda sería la tal Eva. Todo esto queda descartado, claro está, por el hecho de -como usted dice-, su absoluto valor histórico. Contado fue, antes que escrito, para explicar y justificar, y seguramente lo que nos ha llegado es una mezcolanza de historias que no se ajustaron correctamente por no considerarlo importante en su momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que los que recogieron estos escritos o tradiciones, se encontraron con dos relatos que diferían y los dejaron los dos, cosa lógica y, además, respetuosa para los que venían detrás. Lo malo es que los que vinieron detrás eran hombres y les gustó más el segundo relato. Y así hemos seguido, tanto dentro de la Iglesia como fuera.

      Por otra parte, he puesto esta traducción porque no tenía a mano la que prefiero, pero como ya la tengo, en cuanto pueda la rectifico.

      Eliminar
  7. Temo que cada cual ha interpretado la creación del hombre tal y como le ha parecido bien. Seguramente si en la actualidad se volviera a escribir el origen del hombre, se tendría más en cuenta otras cosas distintas, y posiblemente saliera a relucir la teoría darwiniana, obviando la distinción de sexos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estaría yo muy segura de eso... Hace mucho tiempo que se conoce la teoría de Darwin y se sigue hablando de la dichosa costilla.

      Eliminar
  8. Nota al margen: He cambiado las citas a la traducción de la Nueva Biblia Española y he tenido que incluir el versículo 24 porque Alonso Schökel y Juan Mateos no esclavizan la traducción a la numeración de los versículos, que es tardía y artificial, sino que los adaptan a la redacción y, en este caso, el v. 24 abarca parte del 23.

    ResponderEliminar
  9. Creo que cada uno lee y entiende lo que le conviene, y está claro que la segunda versión fue preferida por una sociedad machista. Si a eso le añadimos que la mayoría de nosotros pasamos por la vida aceptando lo que nos dicen, sin cuestionarlo ni pensar por nosotros mismos, entonces se junta el hambre con las ganas de comer.

    A mi me da igual cómo se describa, porque me educaron en la igualdad de derechos y en el respeto mutuo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente fue la propia Iglesia la que fomentó eso, ya que la lectura de la Biblia estuvo durante siglos casi reservada a monjes y frailes.

      Eliminar