2/1/09

Leyenda urbana del s.XV


Se cuenta que en los baños privados de la Alhambra, bellamente adornados de policromías, las concubinas se despojaban de sus velos para retozar alegremente en el agua, acompañadas por las dulces melodías que interpretaban en el corredor unos músicos a los que habían cegado para que no pudieran verlas. Desde ese mismo lugar las contemplaba el sultán (que no era ciego) arrojando una manzana, que recogía la que iba a tener el inmenso honor de pasar la noche en sus aposentos.

(Por mi parte, una forma como otra cualquiera de conmemorar el Día de la Toma.)


19 comentarios:

  1. Esperanza, como muchos otras localidades de la Provincia de Santa Fe, Argentina, es una de las que lleva nombre de mujer.

    Cito algunas: La misma Esperanza, Rafaela, Emilia, Esther, Hipatía, Alejandra, Elisa, Pilar, María Susana, Susana....

    Hasta el día de hoy existe la certeza (o la leyenda) de que esos nombres corresponden a las distintas amantes de don Guillermo Lehmann, que como regalo a sus queridas daba a la nueva localidad que fundaba su nombre.

    ...pero es una leyenda urbana (¿o rural?) pues lo que sucedió fue muy distinto.

    Tomemos el caso de Rafaela.
    Iniciada como colonia en 1881, con once familias, en tierras de terratenientes porteños cuya venta habían encargado a Lehmann, que además de colonizador...¡era empresario!. (eran épocas de crisis, había que diversificarse).

    Muchas damas de la aristocracia, que jamás pisaron lo que en esa época eran campos sin divisiones ni caminos ni comodidad alguna, pero que valoraban la obra colonizadora, (*) dieron autorización para que con sus nombres se bautizaran a otras colonias.
    Así, Rafaela Rodríguez de Egusquiza dio su nombre a la Colonia Rafaela".

    Algunos dicen que, en coincidencia, el 24 de octubre (fecha en que el santoral recuerda a San Rafael), era también el día del natalicio de la distinguida señora.
    De lo cual, el día patronal de la ahora ciudad de Rafaela es el 24 de octubre.

    La leyenda insiste aún hoy en que cada amante tenía de regalo un pueblo...Coincide con los supuestos hijos de Don Justo José de Urquiza: la leyenda los cuenta por ¡cientos! cuando los documentos citan como su única esposa a Dolores Costa Brizuela, nacida en 1830. Era hija de don Cayetano Costa y doña Micaela Brizuela. Urquiza tenía 50 años cuando conoció a Dolores en una fiesta en Gualeguaychú en la que el invitado de honor era Sarmiento.

    Dolores fue la fiel compañera de sus últimos años.

    Dicen los revisionistas que Urquiza tenía al menos 12 hijos de parejas anteriores cuando la conoció -todos reconocidos legalmente- y con ella tendrá otros 11.
    Lo que me contaron y así se los cuento, es que muchas mujeres (embarazadas o con sus niños nacidos ya)iban a pedir protección al Caudillo, consiguiendo el padrinazgo (y la asignación de cierta suma de dinero de por vida), por lo que incluso la pareja de la madre estaba de acuerdo con que uno de sus hijos fuera "un Urquiza".

    En las librerías y en la Internet hay mucho material sobre este tema, con todos los matices a los que se presta la vida privada de las personas públicas.
    ------------------

    (*) valoraban la obra colonizadora...quizá como inversión. Este tema lo dejo a los revisionistas.

    Prefiero los maravillosos versos del ignorado Pedroni dedicados a la Fundación de la Colonia Agrícola Esperanza:

    Fue el 8 de septiembre, no fue un día cualquiera, fue el dia de la Virgen, ¡Alabado sea!

    ResponderEliminar
  2. Senior citizen3/1/09 14:15

    Busco en Internet el origen de D. Justo José de Urquiza, por si fuera descendiente del sultán de la manzana, pero la Wiki me dice que su padre era vasco. Habría que remontarse más arriba, pues estoy segura que algún entronque debe haber...

    Gracias, Nfer, por aportarnos conocimientos sobre tu tierra.

    ResponderEliminar
  3. Bueno...lo mío no es la metáfora.
    La manzana del Sultán sería el nombre del pueblo...los músicos, los demás hombres...

    En síntesis, ¡qué bueno que no soy de letras...!

    ResponderEliminar
  4. .

    Mira que cada día se aprende algo nuevo.

    .

    ResponderEliminar
  5. Senior citizen4/1/09 12:31

    Y que lo digas....

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi me ha recordado el haren de Topkapi.

    ResponderEliminar
  7. La curiosidad mató al gato...
    Busqué y encontré
    http://analesdeturquia.blogspot.com/2006/03/el-harn-del-palacio-topkap-y-su.html

    Que me recuerda que la naturaleza humana ha sido siempre la misma, dentro de un recinto cerrado o en una isla desierta.

    Para comparar, busco otro y va por la misma línea
    http://gentehistoria.blogspot.com/2008/08/sobre-harenes-y-eunucos.html

    (los demás hablan de los azulejos y sus bellos diseños, que ya escapan al tema).

    ------------------------
    Kenizé Mourad es autora de una `novela histórica´ de lectura apasionante: " De parte de la Princesa Muerta".

    Las cosas que relata de la vida de su madre, que llega a la India musulmana para ser casada con un Rajá al que conoce la noche de bodas, hace imaginar al lector que tras tantos velos (las habitaciones no tienen puertas sino cortinas, y llamar antes de entrar es señal de descortesía) hay una estricta jerarquía que trasciende la influencia europea para seguir, con la frente alta, aunque ello les cueste la vida como sirvientas o como favoritas.
    Dos extremos que al final, se tocan.

    ResponderEliminar
  8. Senior citizen5/1/09 09:40

    Señora Nfer, señor Ernesto, por favor no me "descacharren" el romanticismo del escenario, con bellísimos baños y alegres jóvenes que disfrutan de ellos, mientras el resto de Europa estaba sumido en las negruras de la Edad Media, y mientras Isabel la Católica -según otra leyenda urbana- no se cambió de camisa en los 7 años que duró la conquista de Granada.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5/1/09 16:37

    Pues anda, nfer, que si ese señor también fundó León, no hay duda de que es de origen vasco...un saludo desde las tierras bajas (y frías)

    ResponderEliminar
  10. un toque de romanticismo...

    La joven llamó, y las dos hojas de la puerta se abrieron.
    El mandadero vio entonces que había abierto la puerta otra joven, cuyo talle, elegante y gracioso, era un verdadero modelo, especialmente por sus pechos redondos y salientes, su gentil apostura, su belleza, y todas las perfecciones de su talle y de todo lo demás.

    Su frente era blanca como la primera luz de la luna nueva, sus ojos como los ojos de las gacelas, sus cejas como la luna creciente del Ramadán, sus mejillas como anémonas, su boca como el sello de Soleimán, su rostro como la luna llena al salir.

    Por eso, a su vista, notó el mozo que se le iba el juicio y que la espuerta se le venía al suelo.

    Y dijo para sí "¡Por Alah! ¡En mi vida he tenido un día tan bendito como el de hoy!"

    Entonces esta joven tan admirable dijo a su hermana la proveedora y al mandadero: "¡Entrad, y que la acogida aquí sea para vosotros tan amplia como agradable!"

    Y entraron, y acabaron por llegar a una sala espaciosa que daba al patio, adornada con brocados de seda y oro, llena de lujosos muebles con incrustaciones de oro, jarrones, asientos esculpidos, cortinas y unos roperos cuidadosamente cerrados.

    En medio de la sala había un lecho de mármol incrustado con perlas y esplendorosa pedrería, cubierto con un dosel de raso rojo.

    Sobre él estaba extendido un mosquitero de fina gasa, también roja, y en el lecho había una joven de maravillosa hermosura, con ojos babilónicos, un talle esbelto como la letra aleph, y un rostro tan bello, que podía envidiarlo el sol luminoso.

    Era una estrella brillante, una noble hermosura de.Arabia, como dijo el poeta:

    ¡El que mida tu talle, ¡oh joven! y lo campare por su esbeltez con la delicadeza de una rama flexible, juzga con error a pesar de su talento! ¡Porque tu talle no tiene igual, ni tu cuerpo un hermano!

    ¡Porque la rama sólo es linda en el árbol y estando desnuda! ¡Mientras que tú eres hermosa de todos modos, y las ropas que te cubren son únicamente una delicia más!

    ResponderEliminar
  11. Senior citizen6/1/09 01:50

    Esto ya es otra cosa....

    Las mil y una noches de la Alhambra.

    ResponderEliminar
  12. Un deleite ese toque romántico Nfer. Gracias por el cambio de tercio.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4/3/11 23:19

    nfer: NO TENES IDEA DE NADA

    ESPERANZA LA FUNDO AARON CASTELLANOS, NO LEHMANN ENFERMO!

    ESPERANZA SE LE DIO EL NOMBRE POR SER LA PRIMER COLONIA AGRICOLA, POR LA "ESPERANZA" QUE TENIAN LOS EUROPEOS MUERTOS DE HAMBRE QUE VENIAN A COLONIZAR LA TIERRA.

    ResponderEliminar
  14. Me temo, Anónimo, que Nfer ya no viene por aquí y no va a poder ver tu aclaración, de la que yo no puedo decirte ni sí ni no, ya que es un tema que desconozco.

    ResponderEliminar
  15. Yo también había escuchado ese relato y desde luego por mucho velo, mucho baño perfumado, mucha música, mucha manzana y mucho sultán, eso no dejaba de ser una cárcel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo por el sultán, dueño y señor de las concubinas.

      Eliminar
  16. Repaso ahora estos comentarios y ya se de quien es ese anónimo. ¿Os suena eso de muertos de hambre?

    ResponderEliminar
  17. Como en esa entrada de mi blog todavía no contestaba a los comentarios, lo haré aquí.
    Puede que no fueran a pasarlo tan mal o puede que fueran a pasarlo peor ya que acabarían en una cárcel por muy dorada que fuera y dependería de que "carcelero" les tocara y eso por no hablar de las envidias que se producían en los harenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, en los harenes no tendría que haber muy buen ambiente con tanta mujer junta y sin hacer nada en todo el día.

      Eliminar