19/10/13

Defensa personal



Foto de IDEAL

Cuando esta niña fue al colegio con cuatro años, le pregunté si le gustaba más que la guardería y me contestó que mucho más, porque: En la guarde nos pegaban los niños a las niñas, pero en el colegio estamos más niñas que niños y les pegamos a ellos.    

Me vino a la memoria está anécdota cuando no hace mucho vi en IDEAL un reportaje sobre las clases de defensa personal que les dan unos policías a las mujeres víctimas de maltrato y que dieron lugar a unas jornadas en el mes de septiembre. Según decía el reportaje, parece ser que son efectivas estas clases y que las mujeres recobran su autoestima y pierden el miedo al maltratador, pero yo me planteo si el remedio a este problema es que la mujer sepa defenderse con llaves de yudo, pues ¿qué ocurre cuando esa mujer no tiene 20 o 30 años, cuando es mayor, quizá está gruesa y ha perdido agilidad? ¿Esa mujer sí tiene que soportar que la maltraten? Por mucho que queramos y que aprendamos, la mujer siempre estará en desventaja a la hora de enfrentarse físicamente a un hombre y no me parece que la solución pueda ir en ese sentido, pues lo único que van a conseguir es que la mujer se enfrente al maltratador y termine más maltratada aun. O muerta, como ya vemos tantas veces.

En recuerdo de quien se nos fue hace hoy 6 años, al que dediqué este blog cuando nació hace 5. 

33 comentarios:

  1. Yo me planteo otra cuestión: los malos tratos psicológicos suelen preceder a los físicos, así cuando el maltratador ataca, la víctima ya está de antemano derrotada. ¿Qué llave se aplican a los malos tratos psíquicos, al machaqueo del día a día?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he pensado en eso y quizá lo que pretenden es que la mujer se defienda a golpes de esos malos tratos psicológicos. De ahí que me viniera a la memoria la respuesta de una niña de cuatro años que, cuando se vio respaldada por el número, pasó a ser agresora, vengándose de las agresiones que había sufrido antes.

      Eliminar
    2. http://www.youtube.com/watch?v=YnBmbsDan5s

      Coincido, y agrego a Paco, que además, se da un ambiente social que sujeta pichicológicamente al maltratador, para que el acto se lleve a cabo. El Maltratador de forma generalizada, antes de someterse a tratamiento, se cree con derecho a ello, sobre todo si así lo cree y no se manifiesta en contra la gran mayoría de quienes le rodean. Si agregamos que la propia maltratada, a veces, se cree culpable llegaremos a un encuedre social que posibilita que esto pase.
      Riki no se hubiera atrevido a darle una hostia a Hilda hoy en dia, al menos no en mi presencia.

      Eliminar
    3. También coincides con lo que hemos dicho más abajo de que lo importante es que el ambiente que los rodea, los amigos, los vecinos, se solidaricen con la víctima desde el principio del problema y no hagan la vista gorda.

      Eliminar
    4. Ummm ¿generalizar?, luego del caso, quizás la actitud sería según el caso y el pie con el que cada uno se levante, ya que el caso se convierte en múltiples casos. Y acaso ya en los estremos, está quien abiertamente (FALSOS DE GACETILLA) se manifiestan con que: eso no se puede hacer que sí, que lo metan en la carcel... y tal, y a la media hora está tomando un botellín con el vecino y le está diciendo si es que la mujer es un putón berbenero...y que le tenía que haber dado más...
      Peor aún cuando la misma maltratada al día siguiente se vuelve e increpa a quien se manifiesta en su defensa y va soltando con que: es su hombre, y que su hombre es que es mu hombre y la quiere mucho y que le dan celos por ello, pero que es su hombre, y nadie le toque ni diga nada de su hombre....
      y está el tremendamente violento, que incluso amenaza a los vecinos y tal y tal...no obstante el tratamiento de los casos como este último, es muy peregrino por parte de los jueces.
      Andiluego tambien están los pobrecillos cabezas de turco de esta mala ley que son increpados incluso guasonamente por los vecinos que saben que no le ha tocado ni un pelo a la mujer nunca, pero que la señora se quiere divorciar por lo rápido y con todo, y lo mete, por un moratón simulado, una semanita en el calabozo, 30% de manera indemostrable argumentan que es falso la propia policia, y que ese 30% se come la mitad de los recursos y personal. Los abogados en los pasillos entre sonrisas te diran que es el 60%
      y que la vida es así de falsa.
      Los mismos abogados te dicen que si el matrimonio de gananciales estuviera prohibido, el 80% de los casos de divorcio serían avenidos y que las agresiones se reducirían a 1/3, porque esa es la estadística de los otros matrimonios.
      Así es la vida en España.

      Yo había dejado una manzana envenenada, con el video de Hilda, para abrir el debate, en otro cauce sobre la violencia. (este yo creo que está muy trillado)

      Eliminar
    5. A 38 mujeres (hoy ya 39) sí que les pasó una trilla por encima. A esta última la ha hecho pedacitos. Pero si quieres abrimos un debate sobre como Rick pasó de Casablanca a Buenos Aires, dejando a Ilsa en el aeropuerto para pegarle una torta a Gilda en un casino.

      Eliminar
  2. La persona violenta siempre encuentra un resquicio para vulnerar al sujeto de sus obsesiones. Como ya se comentó en otro post tuyo, la primera regla contra la brutalidad machista es arrinconar al maltratador tomando partido por la persona agredida, y cuando hablo de "tomar partido" me refiero a intervenir, a meterse a saco en cualqueir circunstancia donde otro ser humano puede ser o está siendo vapuleado, verbal o físicamente. Es que no hay otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, este post es continuación de aquel y, de hecho, se ha llamado “La dama (segunda parte)” mientras ha estado en borrador, porque el problema es el mismo: la ausencia de esa respuesta por parte de los que presencian la agresión, ese no tomar partido y mirar para otro lado, que hace envalentonarse al agresor. Mientras en una comunidad de propietarios, un barrio o un pueblo, los vecinos asistan pasivamente a las agresiones, este problema seguirá en aumento.

      Eliminar
  3. No hay duda de que es un problema de difícil solución porque aunque aprender defensa personal pueda ser algo positivo, no es la solución, los problemas no deben de resolverse a golpes porque el ganador de la lucha no suele coincidir con el que tiene razón sino con el que es mas fuerte físicamente.
    A parte de educar creo que todos deberíamos de colaborar posicionándonos al lado de la persona agredida porque eso evitaría que el agresor se creciera volviéndose todavía mas violento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí está el detalle, que ante la sospecha de maltrato, siempre se empieza a hablar de que hay que respetar la intimidad de una familia, que cada cual en su casa hace lo que quiere, que a saber si es verdad lo que ella cuenta.... Nos escudamos en multiples cosas para no implicarnos.

      Eliminar
  4. Últimamente están surgiendo academias para mujeres, para defenderse de los posibles maltratadores, en algún caso puede resultar positivo, pero la violencia engendra violencia y si el que menos puede saca una arma, tiene la ventaja de su parte. Por ello sería ideal que todos nos concienciáramos en respetarnos los unos a los otros, cosa que en la actualidad es una falacia o quimera y más con los tiempos que estamos atravesando, donde la mayoría estamos a punto de saltar por unas cosas u otras y tratamos de echar las culpas al que tenemos más a mano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según vemos todos los días, suele sacar el arma el que más puede cuando ya no le bastan los golpes... o si teme que ella le responda igual.

      Eliminar
  5. Te fijas en las mujeres a las que no sirven esas clases mientras que yo creo que con que le sirvan a una sola ya merece la pena. Además, los maltratadores son en el fondo unos cobardes. Seguro que más de uno se lo piensa dos veces si ve que alguien se le enfrenta.

    Lo de la autoestima es importante. No tanto por la llave de judo, que probablemente sólo le lleve a recibir más golpes, sino porque puede convencerla para que coja el teléfono, vaya al hospital o la comisaría. Lo que necesitan esas mujeres es confianza y si esos cursos se la dan, bienvenidos sean. No creo que haya que oponer violencia, se trata más bien de un cambio de actitud que las encauce hacia la solución.

    Voy a ver quién se fue hace ahora seis años...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estas mujeres están recibiendo esas clases de la policía es porque ya denunciaron y pidieron ayuda, pero me parece peligroso que una de ellas decía que antes huía de su agresor y ya no lo hace.

      Eliminar
    2. Encontrarás un recuerdo al que se fue cada 19 de octubre de este blog, desde aquel primer 19 de octubre.

      Eliminar
  6. Cada mujer maltratada conforma un universo, con sus condicionantes. Y ese universo no tiene por qué regirse con la misma lógica que tan bien sabemos expresar quienes, desde nuestra propia realidad, pretendemos unificar las realidades ajenas. La lógica de una víctima anulada, vejada, aterrorizada está fuera de nuestros parámetros. El aparente aguante de esas mujeres no es sino una mezcla de vergüenza y terror, cuando no el autoconvencimiento de que algo están haciendo mal y por eso son castigadas. Muchas de ellas están destrozadas psicológicamente; ya apenas pueden discernir dónde se halla la luz, el oxígeno liberador. Su mundo es un coto donde ellas son las piezas a abatir. Han perdido la iniciativa, la autoestima, la dignidad, el impulso, la confianza. Sólo la perseverancia de quienes conocen su situación puede guiarlas hacia la salida. Y digo perseverancia porque es difícil y costoso anímicamente lanzar una cuerda a quien se halla en un pozo tan oscuro que es incapaz de ver la soga a la que ha de asirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón, ni la lógica ni la medida es la misma para los que sufren maltrato y para los que nunca lo sufrieron, quizás por eso es tan difícil poder ayudarles sin hacerles encima mas daño.

      Eliminar
  7. Yo creo que lo importante sería que no se llegara a esas situaciones extremas, que la mujer tuviera apoyo desde el primer grito o el primer golpe, pero como he dicho antes, ese primer grito consideramos que es "su problema", no el nuestro.

    ResponderEliminar
  8. Un cortometraje de poquito más de tres minutos:
    http://saladeproyeccion.blogspot.com.es/2006/05/paps-y-mams-daddies-mummies-2005.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escalofriante, pues yo pude comprobar hace muchos años con unos vecinos como un niño heredaba el comportamiento de su padre gritándole a la madre si no le gustaba la comida. No tendría más de 6 o 7 años, pero reproducía exactamente lo que le había oído al padre desde que nació. Y recuerdo que me pregunté que pasaría cuando ese niño creciera y tuviera una pareja.

      Eliminar
    2. Acabo de ver el cortometraje y me parece tremendo, ¡y pensar que esto sucede con mas frecuencia de la que creemos! que tristeza.

      Eliminar
    3. Y cuando los hijos copian el comportamiento de los padres, pero las hijas se niegan a seguir la actitud pasiva de sus madres, es cuando se produce el conflicto, el maltrato y las muertes.

      Eliminar
    4. Ya se sabe aquello tan cierto de "las niñas y niños aprenden lo que viven"...

      Tampoco hemos de olvidar que, hasta no hace tanto, el hombre que daba una o infinitas tundas a su mujer no era ni siquiera censurado socialmente. No era lo "normal" pero se aceptaba. Y si en una de esas la pobre señora acababa sus días en este mundo, el homicida incluso podía reducir la pena de cárcel si conseguía alegar buenas motivaciones. Cuando un hombre pegaba a su esposa era "por el bien de ella". Y si la mataba era porque la muy tozuda "había obligado al pobrecito varón" a tomar la medida más contundente.

      Eliminar
    5. Es un tema muy serio, pero también podemos tomarlo a broma para destacar lo absurdo de ciertos comportamientos que se han dado y quizá se siguen dando.

      Eliminar
  9. por mi seguimos si esto sirve para rebajar el número de muertes, y las injusticias, pero el sentido común nos dirá leyendo a los griegos, que la locura en el ser humano no es cosa de género, y que hay un límite desgraciadamente que no rebajaremos matando a padres hijos hermanos y acompañantes del tálamo.
    Existe una estadística en las autopsias con envenenamientos encontrados casualmente, que supera el 90% de incidencia en los varones respecto de las mujeres. La extrapolación estadística sobre el total de muertes implicaría una cifra anual de 3 dígitos. No he oído jamás de la necesidad de una ley para evitar esto, ni siquiera de medidas para rebajarla, y menos aún de facilitar el descubrir a los asesinos o meterles algo de miedo en el cuerpo.
    El entrenamiento en evitar la confrontación entre ambos géneros y las leyes que posibiliten un rápido acuerdo y ruptura son vitales. Tenemos que mirar más globalmente e ir a por los duros en vez de a los céntimos. La cabeza fría cada vez que en los neonodos de la tele nos cuentan un caso dentro de una temática que está de moda.
    ¿La aptitud personal?, también por supuesto, siempre contraria a cualquier tipo de violencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero se supone que desde los griegos para acá deberíamos haber progresado algo, que ahora hay otros medios de apartar a la persona que nos estorba o a la que nos cae mal. Volviendo al inicio, al post, algo falla en la sociedad cuando una niña de cuatro años acepta tranquilamente que su paso por la vida sea una pura confrontación en la que gana quien más puede, por fuerza o por número.

      Eliminar
  10. Completamente de acuerdo con el post. Primero de todo, necesitamos cambiar YA la sociedad para que no se legitime la violencia de ningún tipo, además del machismo. Que nunca más, ante una situación de abuso, se tome el tema con condescendencia, vista gorda, etc.

    Del mismo modo, basta ya de culpabilizar a las víctimas. Del mismo modo en que nos parece asqueroso que se quiera justificar una violación porque "la chica llevaba vaqueros" (un juez italiano absolvió al violador por ello), "la chica llevaba una falda demasiado corta", etc., nos debería parecer asqueroso cualquier intento de culpabilizar a las víctimas de violencia física o psicológica. Y, a mi parecer, enseñar defensa personal puede ser un buen refuerzo de la autoestima, pero es, una vez más, poner el peso en la mujer. Igual que oímos "no vayas tan escotada", "no vayas sola de noche", etc., ahora tenemos que oír "sé más fuerte que cualquier agresor".

    ¿Por qué no dan clases a los hombres? Que en el colegio, además de hablar de anticonceptivos, se hable de consentimiento, respeto, humanidad. Pero no sólo a ellas, a las que ya se les enseña que no deben dejarse hacer nada que no quieran, que no deben dejarse pegar, que no deben dejarse controlar, ... También a los chicos, que aprece que tienen una bula eterna, y desde el principio de la historia se sabe que los hombres "no saben controlarse", "no hay que provocarles", "no hay que hacerles enfadar"...

    Además de considerar que no todas las mujeres son suficientemente jóvenes, ni ágiles, ni fuertes, como para aprender a defenderse, deberían considerar que LA RESPONSABILIDAD NO ES DE LA MUJER POR NO SABERSE DEFENDER, ES DEL HOMBRE AGRESOR POR SU CONDUCTA VIOLENTA. Hasta que no tengamos todos eso claro, el problema no tendrá solución, sólo parches más o menos malos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Razón tienes en que la responsabilidad no es de la persona que no sabe defenderse, sino de la persona que agrede.

      Eliminar
    2. Si ahora se echa la culpa a la mujer por “provocar” al hombre, no queráis saber lo que era hace años, cuando si el hombre pecaba eras tú la culpable por enseñar más de lo debiddo. O sea, que la que pecaba eras tú, no él, tú eras la que tenías que ir al confesionario acusándote de llevar mucho escote o la ropa ceñida, porque el pobrecito hombre era débil y “caía”. Aunque algunas tuviéramos claro ya entonces que cada cual debe cargar con su responsabilidad y que si ellos eran tan débiles e impresionables... que miraran para otro lado. Lo mismo que ahora el comportamiento de una mujer no justifica la agresión o el asesinato, pues como en el tango enlazado más arriba, cuantas veces se ha creído disculpable el asesinato de una mujer que ha sido infiel, mientras el hombre es natural que lo sea porque está en su “condición” de macho. Este es un tema también muy trillado, pero no por eso deja de ser realidad en el siglo XXI. Lo podemos tomar a broma como algo perteneciente al pasado, pero es una idea que sigue vigente y enraizada en muchos hombres.

      Eliminar
    3. Más lamentablemente todavía si es en mujeres.

      Eliminar
  11. Por cierto, no parece que las generaciones más jóvenes estén aprendiendo gran cosa:

    http://www.publico.es/476555/los-adolescentes-consideran-normal-el-control-sobre-la-chica-en-las-relaciones-de-pareja?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+publico%2Fportada+(P%C3%BAblico.es+-+Noticias+Portada)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo lamentable, que no avanzamos nada, que no se ve el menor progreso en ese sentido en las generaciones que van llegando. Es más, yo diría que todo lo contrario.

      Eliminar