25/10/13

La mujer invisible





Todos hemos fantaseado de niños con ser invisibles. Incluso de mayores quizá hemos deseado en alguna ocasión serlo, ver sin ser vistos, observar sin ser observados. De hecho, la literatura, el cine y la televisión están llenos de obras cuyo protagonista utiliza su incorporeidad unas veces en provecho del bien y otras del mal.

Pues eso es lo que nos ocurre cuando tenemos amigos y contactos en la Red que son de nuestra misma ciudad o viven en ella y que es fácil que nos encontremos por la calle, en las tiendas o en actos culturales. Es lo que me ocurre a mí, que no tengo fotos identificables en ningún sitio y, por tanto, ante ellos soy invisible. Me ven, como es lógico, pero no me identifican en la señora que compra pan a su lado, la que va en el autobús, se cruza con ellos en una acera o actúa de fotógrafo cuando presenta un libro. Y os puedo asegurar que es divertido. Mucho.

Nota: El ser realmente invisible es solo cuestión de tiempo.

24 comentarios:

  1. En este campo, cada uno adoptamos una postura y todas son lícitas: hay quien coloca una fotografía propia actualizada, otros una foto con muchos menos años, otros un dibujo, un paisaje o una cesta de flores... Como dice el refrán, para gustos, colores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero quien tiene una foto reconocible se pierde la diversión de la que hablo.

      Eliminar
  2. Yo fui "invisible" un pequeño periodo de tiempo, pero como uno de mis hijos me dijo que tenía que ir a conferencias sobre bitácoras, asistí a varias, en una de ellas, ponencia dada por Fernand0 (profesor de Informática de la Universidad de Zaragoza), y en un momento de su intervención comentó hay en Granada una mujer cuyo blog se titula "Una maruja en internet", yo dije casi sin que me oyeran, a esa persona la estoy escribiendo yo, pero mira tu que inmediatamente después aparece la cabecera de mi blog y dijo "y hay un jubilado que creo que es de Zaragoza..."; ya no me pude aguantar, levanté la mano y dije ese soy yo.
    A partir de allí me conocían 4 personas, pero en cierta ocasión me llamó Fernand0 para que asistiera a una reunión.
    A partir de ahí se empezó con los famosos Bloggellones donde poníamos cara a todos los administradores, hombres y mujeres de la mayoría de los blogs en Zaragoza.
    Esto creo que te lo has perdido por esa invisibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que yo no hubiera levantado la mano ni hubiera ido a esa primera reunión que dio lugar a los Bloggellones, pues pienso que eso es trasladar a la Red las pautas de comportamiento que rigen en la vida real, en donde no se encuentran las personas, sino sus circunstancias.

      Eliminar
  3. Sí tiene su "aquel" la invisibilidad virtual, sí, con sus idas y venidas por el entorno real, a la vista mas de rigurosísimo incógnito. Lo cierto es que importa poco la filiación porque la persona, aun enmascarada, sigue siendo ella misma.
    Cuando se lleva cierto tiempo en la Red se termina por mostrar mucho de uno mismo/una misma, aunque los rasgos del rostro permanezcan velados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que mostramos mucho de nosotros mismos, pero no estoy yo muy segura de que nos reconocieran las personas que nos conocen de "cuerpo presente", pues quizá mostramos más en la Red que en la vida real, por aquello de que no nos importa que nos vea desnudo quien no nos conoce vestido.

      Eliminar
    2. Depende del tipo de escrito y su finalidad. La acción de escribir lleva cierto autocontrol. Normalmente, se repasa y pule, y eso conlleva que se puede mantener una buena distancia -en ocasiones kilométrica- entre lo que se redacta y el propio yo.
      Es en las opiniones y comentarios donde el redactor/redactora acerca más su persona.

      Eliminar
    3. Es posible, pero yo tengo la sospecha de que he sido más transparente en el blog, tanto en texto como en comentarios, de lo que soy con la mayoría de las personas que en este momento frecuento.

      Eliminar
    4. ...es que frecuentar a alguien no implica necesariamente ponerles voz a los pensamientos.

      Una bitácora da sensación de intimidad... pese a ser consciente, quien en ella escribe, de los ojos que absorberán cada palabra.

      Eliminar
    5. Yo creo que escribimos para los que nos visitan, a pesar de saber que puede llegar a muchas más personas.

      Eliminar
  4. Yo creo que hay muy poca gente capáz de reconocer un rostro de alguien que no es muy famoso aunque pongamos la foto actualizada. Es necesario para ello una campaña con constante repetición. De lo contrario, pasa como en el caso de Súperman que se quita su capa, se coloca sus anteojos y nadie se da cuenta, porque su rostro aunque visible, queda fuera de contexto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofocador Perdón por mi intromisión, no soy famoso, ni siquiera muy conocido y sin embargo en unas 4 ocasiones me han reconocido, la última, el año pasado en el pueblo de Lanuza. Angelines la administradora del blog "El Bosque de Trimbolera" nos escribíamos en nuestros respectivos blogs, escasamente hacía 6 meses y un día se me ocurrió acercarme a su pueblo sin decir nada, pensando que podría estar en su casa.
      Tuve que preguntar en el pueblo donde vivía ya que personalmente no nos conocíamos de nada, una vecina me señaló su casa y desde el portal llamé "ANGELINES..." ella que estaba esperando a unos instaladores para que le pusieran un lavaplatos, me contesto algo parecido a esto "Un momento que quito unas cosas y bajo".
      Cuando bajó a la calle, lo primero que dijo "Jubi... tu eres unjubilado ¿verdad?"
      Como no me pudo invitar a ver el pueblo ya que estaba esperando a los instaladores, yo aproveché para hacer un pequeño reportaje.
      Senior, perdón por mi intrusión.

      Eliminar
    2. Yo también reconocí a JJ la primera vez que lo vi comprando comics al lado de donde yo compro el pan, a Micheo por la calle o a Psicobyte en un autobús, a pesar de que no esperaba verlos. Y estoy segura de que os conocería a vosotros dos en las mismas circunstancias.

      Eliminar
    3. No hay nada que perdonar, Jubi. Esto es una tertulia entre amigos en la que todos hablamos con todos.

      Eliminar
  5. A mi me encantaría poder volverme invisible en algunos momentos, supongo que como a todo el mundo.
    Dices al final: "El ser realmente invisible es solo cuestión de tiempo", pero entonces ¿qué pasaría? ¿los invisibles entre si se podrán ver? porque si no, va a resultar que el mundo parecería vacío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy refiriendo a cuando desaparecemos del todo. (O sea, totalmente R.I.P.)

      Eliminar
    2. Pues esa forma de hacerse invisible no me apetece nada.

      Eliminar
    3. Es que como en la casa de una no se está en ninguna parte....

      Eliminar
  6. A mí me cuesta reconocer incluso a la gente que conozco y cualquier cambio por pequeño que sea me despista, lo que es un problema.

    O sea, que al final has conseguido lo que ha dado pie a tantos libros y películas. Disfruta, observa y juzga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que no soy yo la única invisible en esta tertulia, que las/los hay aun más invisibles que yo.

      Eliminar
  7. Sabia reflexión. El ser invisible es solo cuestión de tiempo, y peor cuando lo eres para los que un día fuiste importante.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es peor aún que la invisibilidad del final.

      Eliminar
  8. El anonimato en la Red carece de importancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es más, yo creo que es su principal ventaja, que como he dicho antes, en la Red se encuentran las personas, no sus circunstancias. En este blog hay visitantes de edades muy distintas, que intercambiamos ideas y opiniones, y eso se da pocas veces en la vida real.

      Eliminar