24/1/16

Al alba



Foto cedida amablemente por Landahlauts

     El jueves, día 22, actuó en concierto en Granada Luis Eduardo Aute y cantó Al alba, una de sus canciones más antiguas y una de las mejores. Yo no estuve en el concierto, pero un amigo me ha contado que había muchos jóvenes entre el público y me pregunto si estos jóvenes, que no habían nacido cuando se escribió esa canción, saben su historia y si, en el caso de que la hayan leído, serán capaces de captar de verdad lo que fue la noche que tan poéticamente describe Aute.

     Como sabéis, esta canción la escribió en protesta por las ejecuciones llevadas a cabo el 27 de septiembre de 1975 por un régimen y un dictador agónicos, que morían matando. Pero no voy a entrar a juzgar si aquellos hombres eran culpables ni a iniciar un debate sobre la pena de muerte. Solo quiero recordar lo que fue aquella noche para muchos de nosotros, los de entonces, que seguimos siendo los mismos aunque peinemos canas. Como el autor, por supuesto. 

     Cuando ya se vio que no había remedio, que el gobierno de Franco estaba decidido a ejecutarlos, a pesar de las protestas y de la campaña internacional que presionaba, circuló entre nosotros la consigna de que aquella noche había que pasarla en vela. En grupos o individualmente, pero había que velar, rezando para que llegara el indulto en el último momento como en las películas americanas. Pero no llegó. Los dictadores no habían visto esas películas y dormían plácidamente en sus camas, satisfechos del deber cumplido. Mientras, muchos vimos amanecer sabiendo que aquella luz apagaba cinco vidas.

     Hoy, cuando esa canción se canta como una canción bonita más, como una canción de amor, quiero recordar que no lo fue, que fue terrible porque terribles y trágicos era los momentos. Momentos que ahora hemos olvidado en este afán de borrar la Historia, de banalizarla, de reescribirla.         

19 comentarios:

  1. No tenía ni idea de que esta canción se refiriera a ese acontecimiento, al leer la letra me pareció que se refería a algo personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estás entonces como si tuvieras 20 años.

      Eliminar
  2. Os aconsejo a todos que hagáis clic sobre la foto para verla en grande porque vale la pena.

    ResponderEliminar
  3. Hay canciones que se convierten en himnos y esta es un claro ejemplo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no diría exactamente un himno, sino que desde el principio fue una denuncia y así debe seguir.

      Eliminar
  4. Siempre ha sido un poco doloroso, sé que incluso para Aute, que la gente haya banalizado esa canción. Personalmente mi chirría incluso cuando oigo como los asistentes a un concierto la canturrean a la vez que el autor.
    En honor a la verdad, tengo que decir que esa noche no ocurrió así: Aute cantó la canción a capella y en el Teatro no se escuchó nada, es más, hubo un silencio sobrecogedor.

    En cualquier caso, y pasa con todas las creaciones, el autor hace una obra y los espectadores tiene una visión distinta de ella. A cada cual le llama la atención algo que puede que no tenga que ver nada con lo que buscaba el creador.

    Me alegra que te guste la foto. Estoy contento de verla aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que nadie que viviera aquellos hechos puede canturrear esta canción como algo banal. Hay creaciones que se pueden interpretar de una forma o de otra, pero esta parte de una historia y esa no tiene interpretación posible.

      Eliminar
  5. Aute reconoció recientemente que fue Rosa León la que, "jugándoselo todo" (sic), tuvo la valentía de dedicar públicamente, en cada concierto, Al alba -que ella canta, según el propio Aute, "como nadie" (sic)- a los fusilados. Ahí Aute demuestra su humildad y grandeza, amén de ser un poeta exquisito, un pintor de extraordinaria sensibilidad y un cineasta capaz de transmitir con las mínimas imágenes un universo de sentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí siempre me gustó más la versión de Rosa León y lo tengo dicho aquí, pero ahora me gusta también esa que he enlazado, solo con guitarra, y he oído un fragmento de la del concierto a capella y tuvo que estar bien.

      Eliminar
  6. No conocía el motivo de esta canción, pensaba que simplemente era una canción de amor.
    Me ha ocurrido lo mismo que con -“Libre” de Nino Bravo-.
    Por cierto haciéndome eco del comentario de Una mirada... he querido escuchar a Rosa León.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, la canción está escrita para que la cante una mujer y Rosa León era la más indicada. Como digo en el post enlazado, que pena que no siguiera cantando.

      Eliminar
  7. Reconozco también mi desconocimiento al respecto, y es importante que se recuerde, pues es también importante que de vez en cuando recordemos de dónde venimos y quienes éramos hace un tiempo que, así mirado, puede parecer lejano, pero que, en ocasiones nos parece que estaba más cerca de lo que creíamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, personalmente, me parece que fue antesdeayer y solo cuando pienso en todas las personas que faltan de las que velamos aquella noche, es cuando me doy cuenta del tiempo que ha pasado.

      Eliminar
  8. No le he escuchado nunca en directo, pero hacia 78/79 no había manera de no escucharle en la radio, parecía que se diera el tema como con un deje-guiño por los locutores, como un símbolo, y claro terminabas llegando a la conclusión de que eso no era una canción de amor, y preguntando, (había que insistir hasta dar con alguien que supiera eso en un pueblo) terminabas sabiendo el intríngulis de la letra,
    Pero la que se daba por radio, era la de Rosa León, que la cantaba como un lamento que te partía el alma. La versión de Aute, o sea la original, ya la oí mucho más tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy pensando que, curiosamente, esta canción no fue una de las que por entonces incorporamos a nuestras misas, como ocurrió con A cabalgar o la de la libertad de Labordeta, que yo creo que también se ha desnaturalizado un poco al convertirla en himno.

      Eliminar
  9. Desconocía el trasfondo, pero ya sabes que la música y yo seguimos caminos diferentes.
    En cualquier caso, la Historia no hay que olvidarla nunca; no hay que sentarse a vivir sobre ella, pero sí hay que tenerla presente. Las dictaduras, cuando ven cerca el final, necesitan de estos gestos tan malvados. Podrían aprovechar y volverse magnánimos, pero no suele ser el caso.
    Tendré siempre presente esa noche cuando escuche esta canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A estas canciones de la dictadura y la transición, yo no las considero exactamente música. Lo son, por supuesto, pero nacieron como una forma de expresar lo que no se podía decir normalmente en un periódico o en la televisión. Por eso, se puede decir que estaban "encriptadas" para que pasaran la censura. Se cuenta que Aute envió esta a la censura junto con otras que iban más claramente contra el régimen y así los censores se fijaron en ellas y dejaron pasar esta, cuyo mensaje era más sutil.

      Eliminar
  10. Después de estar bastante más de media vida escuchando esa canción me enteré hace muy poco que hablaba de fusilamientos. Y entonces encajaron las piezas.
    Y lo que se nos olvida es que no hace tanto tiempo no se podía escribir lo que uno pensaba. Y eso da miedo, mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni escribir ni hablar. Bajar la voz en los bares, mirar con recelo al tío de la mesa de al lado por si era un "social", ir con el DNI en la boca porque sin él podías acabar en la comisaría, saber que si eso ocurría no te permitirían llamar a tu casa para advertirlo, aguantar que te registraran el bolso al salir de la reunión más inocente, pagar por el recital de un cantautor y que se suspendiera a la mitad... Tantas cosas que la mayoría de los españoles de hora no habéis vivido y así pasa lo que pasa. Y da miedo aquello de que los pueblos que olvidan su Historia están condenados a repetirla.

      Eliminar