19/10/11

Otoño





Hoy pienso en el otoño, cuando no te quería,
cuando aun tu figura no estaba tras mis ojos,
cuando eras uno más, alguien cualquiera
que cruza mi camino, un nombre apenas.

Pero un día, de pronto, se iluminó mi casa,
estalló tu sonrisa en todos los rincones
y supe que de nuevo e irremediablemente
iba a quemar mi vida en una hoguera inútil.

Ahora llega otro otoño de luces amarillas,
miro caer la lluvia y siento la tristeza
de este amor sin respuesta, de este amor aquí hundido
como un ancla en la arena.


Escrito en octubre de un año que no puedo precisar y publicado hoy, 19, cuando este blog cumple tres años y el día está lleno de recuerdos.


36 comentarios:

  1. Hay que levar ancla y surcar los mares afectivos, y entregarnos, pues en la entrega está el gozo, aunque se resuelva en fracaso. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El sentir que se ilumina la casa, aunque sea por poco tiempo, vale la pena. Besito

    ResponderEliminar
  3. El otoño nos produce melancolía, quizás es la época en la que solemos volver la vista atrás y eso es lo que refleja ese poema tan bello lleno de nostalgia por un amor sin respuesta.

    Preciosa la foto ¿son ginkgos?

    Y antes de irme te felicito por este tercer aniversario del blog.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me he embarcado en historias que sabía iban a terminar mal de una u otra forma, pero aun así me valía la pena vivirlas.

    Sí, Leodegundia, es el paseo de los ginkgos del parque García Lorca.

    ResponderEliminar
  5. Francisco, no hay que llamar "fracaso" al "final", pues aunque todas las cosas terminen algún día, ya es un "éxito" haberlas vivido.

    Muchísimas felicidades por el aniversario... y precioso poema.

    ResponderEliminar
  6. Deberíamos tener siempre presente que el amor que se da, aunque sea rechazado, nunca se pierde del todo. Pero duele, vaya si duele...

    Gracias NaaN.

    ResponderEliminar
  7. Pablo Saldaña19/10/11 14:55

    Felicidades por el poema y felicidades por esos tres años en la blogosfera.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Pablo. Pero te advierto que no me gusta nada ver tu nombre ahí en negro, sin enlace.

    ResponderEliminar
  9. Precioso poema, aunque un poco triste, así que voy a compensarlo con un amanecer.

    Una larga carretera
    entre grises peñascales,
    y alguna humilde pradera
    donde pacen negros toros. Zarzas, malezas,jarales.
    Está la tierra mojada
    por las gotas del rocío,
    y la alameda dorada,
    hacia la curva del río.
    Tras los montes de violeta
    quebrado el primer albor:
    a la espalda la escopeta,
    entre sus galgos agudos, caminando un cazador.
    De Antonio Machado, "Amanecer de otoño"

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Jubi, por tu aportación, aunque arrimar un buen poema al mío no le hace ningún favor.

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas felicidades. La constancia y el buen tino seguro que te darán muchas más alegrías.

    Me encanta el otoño y esa fotografía que nos traes no puede más que evocarme melancolía y paz.

    Que sean muchos más y nosotros que te leamos. :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Senior vengo a conocerte desde el espacio de Tere en donde has comentado en la entrada que ella presentó hoy.
    Una profesora que tenía en el secundario nos decía que el castellano era rico en expresiones idiomáticas, lo que no nos dijo, era que algunas palabras podrían ser mal interpretadas por personas que hablaran ese idioma.
    Esto viene a cuento de la palabra prolijo que le presté a Tere, además sabrás que hay palabras que por allí se usan continuamente y que decirlas por aquí en público causarían un ¡ooohhhh!
    me dejo de reflexionar y paso a decirte que me encontré con un buen blog, interesante, ameno.
    Un saludo desde Argentina y espero seguir visitándote.
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com

    ResponderEliminar
  13. Transitar por la vida suele ser doloroso, pero no siempre y no todo.
    Poder evocar alegrías o penas es estar vivo.
    Felicidades por el aniversario.

    ResponderEliminar
  14. Homo libris: A mí también me gusta mucho el otoño, pero no se como me las arreglo últimamente que siempre tengo otoños tristes.

    Norma2: Como he dicho en el blog de Tere_Incisos, llevo tiempo ya en comunicación con argentinos y he aprendido muchas cosas de ellos, de esas palabras que aquí son normales y allá quedan mal, (como el verbo coger), de otras palabras que tienen el significado justamento contrario (como torta y tarta), etc, pero pienso que eso es bueno y que ninguno debemos renunciar a nuestra forma de hablar, sino procurar conocer la del otro y así enriquecer nuestra lengua.

    Bienvenida a esta casa que puedes considerar tuya.

    nirene: Lo malo es que llega un momento en que las penas son más que las alegrías y recordar se convierte en un ejercicio doloroso.

    Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  15. Algunas veces debe hacerse un homenaje al tiempo que se fue y a las personas que nos hicieron muesca. Sí, avivar la hoguera de la memoria y nunca depender de ella pues nos acabará consumiendo. Lo siento así.

    Me quedo con la belleza del sentimiento y de los versos. Por supuesto, también, con el aniversario, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pero, a estas alturas, es demasiado ya el tiempo que se fue y demasiadas las personas que se fueron con él.

    ResponderEliminar
  17. me gusta la imagen del ancla hundida en la arena

    ResponderEliminar
  18. Me alegro de que te guste. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  19. El otoño convoca irremediablemente adioses, o al menos a mí me sucede. En este preciso día extraño tanto mi tierra que entra lentamente en primavera, mientras yo estoy rodeada de rojizos y dorados. Extraño a los que amo, lo que viví, lo que aun anhelo... Los amores idos duelen, pero nos dejan el recuerdo de un modo de existir que, en ocasiones, nos da ánimos para intentar recomenzar. Hermoso poema!
    Un abrazo literario!

    ResponderEliminar
  20. Quizá el transcurrir del tiempo lo notamos más en otoño, por el contraste entre la supuesta alegría del verano y el anuncio del invierno que llega. Y quizá por eso llega el momento de echar de menos las cosas que se han ido, los paisajes que ya no vemos y las personas que ya no están con nosotros.

    ResponderEliminar
  21. Hoy he sabido de una chica que sale de cuentas el día de Todos los Santos, y no para de recar para que el crío se anticipe o se retrase, pero no tengan que celebrar para siempre su cumpleaños yendo a poner flores a los ausentes.

    Otoño, tiempo de melancolía...

    ResponderEliminar
  22. Pero tendrá la ventaja de poder celebrar su cumpleaños casi siempre en puente....

    ResponderEliminar
  23. ¡Toc, toc! ¿Se Puede? Verá, yo, venía a traer unos amarillos, unos naranjas y unos ocres en ramo para una bloguera que cumple años... ¿está por aquí? Dicen por ahí, las malas lenguas, que anda tristona por causa del tiempo, del tiempo otoñal que se le antoja, últimamente, siempre igual. También oí decir que la nostalgia de un amor no respondido se cuela aún por su casa, agazapado en las retinas entre marrones y amarillos.

    Aquí le dejo el ramo, con algún verde entremezclado...; ella sabrá, al verlo, su significado.

    Querida Senior: Precioso tu poema, que no desmerece en absoluto al lado del de Machado.
    ¡Feliz aniversario! Y a mí que me da la impresión de que cumplías más...
    Un abrazo en ocres y amarillos.

    ResponderEliminar
  24. Adelante, Mafalda, entra, que estás en tu casa. La bloguera sigue aquí... por el momento, que eso nunca se sabe. ¿Por ventura no habrás confundido la edad del blog con la de la bloguera? Eso, o que el tiempo en la nete tiene otra medida, va quizá más rápido y han pasado más otoños desde aquel primero. ¿O es que ya todo el tiempo es otoño? Y todos los amores son perdidos.

    Agradezco tu ramo y correspondo con este poema de Elena Martín Vivaldi (que eso sí que es un poema y no algunos que yo me se)


    Serena de amarillos tengo el alma.
    Yo no lo sé. ¿Serena?
    Parece que entre el oro de sus ramas
    algo verde me encienda.
    Algo verde, impaciente, me socava.
    Dios bendiga su brecha.
    Por este hueco fértil de mis ansias
    un cielo retrasado me desvela.
    Ay, mi esperanza, amor, voz que no existe,
    tú, mi siempre amarillo.
    Hazte un sol de crepúsculos, ardiente:
    ponte verde, amarillo.

    ResponderEliminar
  25. ¡Qué mal pensá!Si cumpliera tú tres años biológicos, batirías todos los records. Sé que me falla la memoria, pero no tanto. Tenía la sensación de que tu andadura bloguera cumplía más, será porque siempre fuiste una comentarista asidua y fiel de otros blogs.
    Gracias por ese poema de Elena Vivaldi, como siempre, excelente.

    ResponderEliminar
  26. Es que tuve un rodaje de tres años de comentarista antes de meterme en esta aventura del blog.

    ResponderEliminar
  27. Ya ya, por eso lo digo, eres "La comentarista mayor del reino de Granada". ¿Te mola el título?

    ResponderEliminar
  28. Dicen que el otoño es el anticipo de la primavera, pero con colores más vibrantes y envolventes.

    Siempre me ha gustado el otoño, por su templanza, por esos colores, por la normalidad, porque volvía a renacer la vida y tras un tórrido y asfixiante verano. Y sin embargo, me ha cambiado el gusto. Creo que es la falta de luz. O que cada otoño es diferente. O el diferente soy yo.

    ResponderEliminar
  29. Me encanta el título, Mafalda. Gracias por la distinción.

    ResponderEliminar
  30. Toni Sagrel: Yo me apunto a lo primero que dices del otoño y no me importa la falta de luz con tal de escapar del calor del verano.

    ResponderEliminar
  31. Felicidades por el cumpleblog!!
    Espero que el otoño o te resulte demasiado duro por allí arriba. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. ¿Por allí arriba? Yo diría que por aquí abajo del mapa...

    ResponderEliminar
  33. Aunque con retraso, felicidades por tu cumpleblog y gracias por escoger esta fecha para iniciarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Gracias a ti por la visita, Yedra, pues siempre me alegro de verte por aquí. No te pierdas.

    ResponderEliminar
  35. Muchas gracias, David C., por la visita y la felicitación.

    ResponderEliminar