30/9/17

De la vejez y otras soledades






     Recibo este correo de una amiga que me habla de alguien a quien he cambiado el nombre por privacidad. Como veréis, se trata de una amiga que vivía cerca de ella, en su casa de toda la vida, y a la que los hijos han trasladado a un piso pequeño para que, según ellos, esté más cómoda.  

     El correo dice así, con algunas modificaciones por el mismo motivo de preservar su intimidad. 


     He estado visitando a Marta casi todos los días, pues todos los de su familia han viajado dejándola sola en su nuevo apartamento, y está muy depresiva. No recuerdo si te conté que yo no estuve de acuerdo en que se cambiara de forma tan urgente, pero los hijos en cuanto encontraron un apartamento de su agrado, la trasladaron en dos días y luego se fueron todos de vacaciones. La pobre se siente como si la hubieran ingresado en una residencia y, para colmo, en total soledad. 
     En la casa que está cerca de la mía, vivía desde hace casi medio siglo y han pasado por ella todos sus nietos y bisnietos en distintas épocas. La conocen  todos los vecinos y comercios del barrio, y bastaba tan solo abrir la puerta para que entablara un diálogo con alguno de ellos.
     Por la velocidad en que se hizo el traslado no ha podido terminar de decidir de qué cosas se va desprender definitivamente, ni ha podido hacer las modificaciones en el apartamento para adaptarlo a su gusto y necesidad. Como vive sola con sus casi 90 años, necesita tener todas las cosas a su alcance, ni muy arriba ni muy abajo, porque aunque se desplaza solo ayudada por un bastón, no puede agacharse ni subirse a una escalera.
     Está además muy dolida con sus hijos porque comenzaron a hablar de la venta de la casa el mismo día que la trasladaron. No me lo ha dicho en forma clara pero creo que hay un interés monetario.

     Hasta aquí el correo. Sin comentarios por mi parte. 

20 comentarios:

  1. Sin comentarios, está toescrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vivido por viejos y viejas todos los días.

      Eliminar
  2. Desgraciadamente es algo que cada vez sucede con más frecuencia, en nombre de la "comodidad" de la persona mayor, se la coge, se la traslada y se la instala en otra parte sin tener en cuenta su opinión ni su sentir, y luego se la deja sola porque como se supone que está "tan cómoda" no se ve la necesidad de atenderla más, sin pararse a pensar que sacar a una persona mayor de su entorno de toda la vida en donde se sentía segura es poco menos que matarla. Y deberíamos de preguntarnos, esa "comodidad" ¿para quién es y quien disfruta de ella? ¿no será en realidad para los que la trasladan de lugar?

    ResponderEliminar
  3. Esto lo he vivido personalmente. Un señor de 82 años iba a visitar todos los días a su hermano con Alzheimer a la residencia en la que se encontraba mi madre. Tenía un piso donde vivía el solo, quería entrar como residente en esta residencia, me preguntó en varias ocasiones que es lo que tenía que hacer.
    De buenas a primera el señor no aparece, le pregunté a su sobrina que también venía a la residencia casi todos los días a ver a su padre (el señor con Alzheimer) y me dijo, que habían venido sus hijos desde Florida (EEUU) que le habían vendido el piso y lo habían llevado a una residencia en las afueras de Zaragoza. Una vez hecho esto se volvieron a marchar a Florida.

    ResponderEliminar
  4. Esa especie desnaturalizada de hijos e hijas suelen apuntar maneras con antelación a esas actuaciones que los retratan sin filtros. Deshacerse de una persona mayor les resulta a algunos tan sencillo como acercar al contenedor del punto limpio un sillón desvencijado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me remito a lo que acabo de decir a Calandra y unjubilado, pero me planteo que ocurre entonces cuando la persona mayor ya no tiene la mente clara. ¿Se sigue siempre el largo proceso de la inhabilitación judicial? ¿O se limitan a ponerle un papel delante para que firme sin saber lo que está firmando? Esto es algo que debería estar más vigilado.

      Eliminar
    2. En el Código Civil se resalta la obligatoriedad de los hijos/hijas a respetar y alimentar a los padres/madres mayores y contribuir a las cargas familiares. Obviamente, las leyes no entran en el código ético, que es el fundamental a la hora de posicionarse en estos temas. Poner a una persona ajena al cuidado de la `persona mayor o internar al yayo/ya en una residencia se considera suficiente para cumplir con el Código Civil...

      Hace un tiempo escribí sobre un caso real de una nieta que convivía con el abuelo a quien cuidó en los últimos años en solitario. Poco antes de morir, el abuelo quiso dejar los temas jurídicos arreglados en beneficio de la nieta, pero como los bienes que poseía eran gananciales con su difunta esposa, pasaron directamente a sus hijas cuando él falleció.

      Eliminar
    3. No se trata ya de cuidar de los padres, sino simplemente de no despojarlos de lo que es suyo mientras vivan. En cuanto a la fondista, el abuelo tendría que haber recurrido también al desagradable proceso de desheredar a sus hijas.

      Eliminar
  5. Calandra y unjubilado: Estamos hablando de personas que no han perdido sus facultades mentales, así que a ver si alguien que sepa de leyes puede explicarnos como se violenta a un ser humano para que haga lo que no quiere hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No perdieron sus facultades mentales pero aceptan resignadas lo que dicen los hijos, quizás por cansancio, quizás por no pelearse con ellos, no lo se, pero lo aceptan.

      Eliminar
    2. O tiene miedo de que no se ocupen de ella lo más mínimo si no hace lo que quieren, que encuentren en eso un pretexto para desentenderse.

      Eliminar
  6. Desarraigo al final de la vida. Soledad y falta de empatia. No se puede decir mucho más de lo que queda dicho aquí encima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede educar a los hijos en unos valores que se han perdido.

      Eliminar
  7. A veces es mejor no tener nada. Así no tienes a nadie a tu alrededor por interés....

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es algo muy sabio

      Eliminar
    2. No muy alrededor están los hijos en los casos de los que hemos hablado... a pesar del interés.

      Eliminar
  8. Cuánta tristeza no sólo por la abuela sino por todos los abuelos que son depositados así o en geriátricos. Sé de muchos casos, inclusive algunos que viviendo en la misma casa son desatendidos. Mucho egoísmo, poca comprensión y visión de futuro. No imagino cómo llegará a ser en años venideros. Mi solidaridad y amor para todos los mayores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y pensar que, en tiempos antiguos, el anciano ocupaba un lugar importante dentro de la sociedad...

      Eliminar
  9. Poco puedo aportar después de todos los comentarios, salvo adherirme a ellos. Ya lo decía Luis Escobar en una de las películas de Berlanga, que no había que donar en vida, y menos cuando los hijos son así. En estos casos habría más bien que desheredarles. ¡Qué triste!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más probable es que no haya donado, sino que lo mismo que no han contado con ella para trasladarla, los hijos cuenten con que ponga su firma en la venta.

      Eliminar