20/11/22

Instrucciones

 



      En la consulta del oftalmólogo.

        -No debe usted hacer esfuerzos ni movimientos bruscos. No debe levantar peso ni bajar la cabeza. Pero sin exagerar...

         -¿A qué se refiere con exagerar?

         -A que tuve un paciente que, tiempo después de la intervención, me preguntó si podía ya comer "normal".

          -¿Normal? Yo no le he dicho nada relacionado con la comida.

      Y es que el hombre llevaba un mes comiendo vista al frente, derramando la sopa y cortando la carne a saber cómo.


9 comentarios:

  1. “Que Santa Lucía te conserve la vista” dicen que es patrona de los oculistas, los modistas y los informáticos. Y tu eres parte del gremio de los informáticos.
    ¡Pobre hombre! Seguro que los vendedores de ropa incrementaron su patrimonio con esta persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buueno... Eso de los informáticos... Digamos que como en las ofertas de trabajo: a nivel de usuario. Más bien es mi patrona en estos días por otros motivos.

      Eliminar
  2. Ay, eso de tomárselo todo al pie de la letra... Menos mal que los médicos de familia, a fuerza de tratar a sus pacientes, saben a quién deben especificarles con más detalle determinados consejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este oculista me conoce desde hace 26 años y sabe que si algo no lo tengo claro, se lo pregunto, por lo que confío no caer en cosas así.

      Eliminar
    2. Mujer, que tú de entendimiento no flojeas.

      Eliminar
    3. En estos momentos tengo tanto lío que empiezo a dudarlo...

      Eliminar
  3. Estoy pudiendo comer "normalmente" aunque a veces algo escapa del plato y baja hasta que algo lo detiene, mi ropa o el piso. Ahí sí que no me agacho.. ni hago esfuerzos de ningún tipo. Pude estar casi una semana sin lavarme el pelo por temor que entre agua en los ojos, y el mundo siguió andando. De a poco voy "bajando el mentón", que fue la recomendación del cirujano , corta y clara, con "y no levante objetos pesados ni esfuerzos".
    Le faltó decir que me mueva con cuidado y bien lejos de fuentes de luz brillantes, para lo que me indicó unos cristales antirreflejos y algo más: Me costaba dimensionar los espacios y me he enganchado la ropa con algún que otro picaporte , o volcado un vaso . A esta mi edad, setenta años, una cirugía de cataratas me mostró otro mundo, lleno de color y brillo - demasiado brillo todavía -. No estoy leyendo ni cosiendo un botón ya que la visión de cerca que para un miope es casi mejor que para cualquiera que no tenga problemas, ahora necesita cristales correctores para leer y enhebrar una aguja. En síntesis, el mundo brilla ante mis ojos, y me las arreglé para comer sin bajar el mentón alejando el plato ...con un mantel de plástico, que no me resulta agradable. El próximo lunes tengo cita para evaluar los resultados , dos meses y algo con el mundo al revés, que bien vale la pena . Y sí, el cirujano es de familia, que aunque ya no opera por la edad, supervisa todo al joven hijo, muy animoso pero inexperto. Saludos desde este lado...del cristal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más instrucciones:
      -Para coger algo del suelo, unas pinzas de cocina bien largas.
      -Para hacer la cama, de rodillas. (Según una amiga) ???
      -Para lavarte el pelo, la peluquería.
      -Para coser un botón, las agujas de enhebrado automático.
      -Para llevar las gafas negras sin comerte una farola, en la mano van muy bien
      - Etc, etc, etc....

      Eliminar
  4. jajaja... exageraciones siempre hay y el criterio falla o no existe. Beso

    ResponderEliminar