17/9/10

Nardos




Por Septiembre se llenaba de olor a nardos la huerta de enfrente de la casa antigua. Más tarde llegaría el color morado de los crisantemos, pero por entonces era el olor de los nardos el que llegaba en oleadas hasta hacerse mareante en las aun calurosas noches de un verano que acaba.

Sin embargo, mi abuelo torcía el gesto y decía: malo, ya están aquí los nardos. Y es que mi abuelo padecía asma bronquial y sabía que los nardos anunciaban la llegada del invierno y con él su época mala de toses y fatigas. Hasta que en uno de esos inviernos una simple gripe se lo llevó en pocos días.

Por eso ahora, cuando me llega olor a nardos me acuerdo de aquel hombre grueso, sonriente y cariñoso con la única nieta que conoció y a la que fue regalando las cosas que había guardado de su primera esposa, muerta tan joven.

20 comentarios:

  1. Ese aroma penetrante es muy dificil de olvidar. Sobre todo si lo asocias a alguien que amabas.
    Guardo la imagen de esas flores adornando la tumba de mi padre, desde que yo tenía cuatro años.

    ResponderEliminar
  2. Veo que para ti el recuerdo que te traen los nardos es más doloroso que para mí. Lo siento enormemente.

    ResponderEliminar
  3. El olor de los nardos me resulta empalagoso y llega a cansarme, pero en tu caso celebro que lo asocies a tu abuelo.

    ResponderEliminar
  4. Senior citizen17/9/10 23:39

    Yo tampoco lo aguanto cerca. Para este post pensé comprar unas varas y hacerles una foto, pero desistí porque sé que no las aguanto en la casa. Distinto era eso que describo: una huerta enfrente sembrada de nardos y el olor llegando mezclado quizá con el de los galanes de noche, que también es fuerte con ganas.

    ResponderEliminar
  5. Tristes recuerdos, lo siento. Yo de mis cuatro abuelos, conocí según me dicen a la madre de mi padre, pero como tenía tres años, no recuerdo nada de ella.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Se pueden explicar estas sensaciones?

    Literariamente seguro que si

    ResponderEliminar
  7. Senior citizen18/9/10 13:04

    unjubilado: Para mí no son tristes estos recuerdos, pues aunque conocí a dos abuelos y una abuela, el cariño que recibí de este abuelo se ha quedado conmigo para siempre.

    ResponderEliminar
  8. Senior citizen18/9/10 13:15

    Sofocador: Esta asociación al recuerdo de una persona a través del olor de las flores es más complicada, pero hay otra más simple por su propio olor personal, que puede estar ayudado por el perfume que use o por el after shave en el caso de un hombre. Eso tampoco se olvida y pueden pasar muchos años o toda la vida experimentando como cada vez que nos llega ese olor se nos hace presente la persona que lo llevaba.

    ResponderEliminar
  9. Es curioso ver lo que puede representar para cada persona algo como un aroma, para algunos ese aroma sería algo maravilloso,para tu abuelo era el anuncio de malos momentos para su salud.
    Me encantó la forma en que relatas ese recuerdo de tu abuelo. Un artículo entrañable.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Leodegundia. Buen fin de semana para ti también y feliz excursión. Ya nos contarás...

    ResponderEliminar
  11. Cuando leí tu post y el comentario de Sofocador solo lo asocié como tu abuelo, con malos recuerdos.

    Pero al entrar hoy nuevamente, y leer los otros comentarios, vino a mi mente que no solo el perfume de las flores me trae recuerdos, y en este caso buenos: la vainilla me transporta a mi infancia y hasta puedo sentir el sabor de los helados caseros de mi tía Fabia.

    ResponderEliminar
  12. Marcel Proust relató como nadie esos recuerdos que nos llegan asociados a olores o sabores. Gracias, nirene, por la visita.

    ResponderEliminar
  13. Pensé que las flores eran un anuncio de la primavera, de días más calidos y largos, pero ya veo que no, que también pueden augurar lo contrario.

    ResponderEliminar
  14. Además de los nardos hay muchas flores de otoño, cuando sabemos que se acerca el invierno, pero los nardos son quizá los únicos que tienen ese olor tan característico y tan fuerte. La mayoría de las flores que se venden ahora en la tiendas no sé por qué han perdido el olor, pero los nardos lo conservan.

    ResponderEliminar
  15. Los olores aproximan recuerdos al tiempo que acercan sensaciones. Ayer, uno de los parques de mi ciudad, donde hay un lugar reservado a las plantas autóctonas, desprendía un olor a romero que embriagaba.Rápidamente, la imagen de mi pueblo se hizo presente.

    ResponderEliminar
  16. Senior citizen21/9/10 20:18

    Creo que tu Saldaña está presente con o sin romero....

    ResponderEliminar
  17. Son los abuelos, y abuelas (sobre todo) quienes más nos enseñan durante la niñez, y más huella nos dejan a lo largo de la vida.

    Siempre me ha gustado septiembre y el otoño, sobre todo por la suavidad de las temperaturas, si bien, la falta de luz es un motivo triste y de tristeza (aunque la llamen melancolía).

    Buen recuerdo de tu abuelo.

    ResponderEliminar
  18. Senior citizen24/9/10 20:22

    A Granada le va el otoño, le van los amarillos de los árboles y hasta esa melancolía o tristeza de la poca luz.

    ResponderEliminar
  19. Siento que me transformo en una escolar con el "cabás" (te veo consultando el DRAE,jajaja, o pidiéndome información) camino de la escuela en cuando huelo a hierba recién cortada.
    Mi mundo infantil está repleto de olores evocadores.
    ¡Qué bueno que el olor de los nardos te devuelva doblado el cariño de tu abuelo!
    Un abrazo grande, Senior.

    ResponderEliminar
  20. No he tenido que consultar el DRAE porque conocía cabás, como maleta de viaje y como cartera del colegio, aunque la mía no fue de ese tipo.

    Gracias por la visita, Mafalda.

    ResponderEliminar