16/3/19

Pepe Guevara




              Todas las tardes en Granada,
               todas las tardes se muere un niño.

      Decía García Lorca en Gacela del niño muerto

     Ya, afortunadamente, no mueren niños todas las tardes, pero sí viejos. Tardes, mañanas, madrugadas… Se mueren viejos, mis viejos, por lo que este blog se está convirtiendo en un obituario continuo. Amigos, conocidos… personas que son parte de mi vida, que son parte de mi pasado. 

      Y ahora le ha tocado a José García Ladrón de Guevara, del que ya hablé aquí y aquí. Se nos ha ido “El Buho” sin avisar. Y los que quedamos, cada día estamos más solos. Uno de esos amigos que se han quedado solos, Rafael García Manzano, ha sacado a la luz un poema que, hace pocos años, le regaló escrito a mano en un folio, después de haber estado hablando "sobre los avances científicos y la longevidad". Rogando su permiso, lo traigo aquí para que mis visitantes lo conozcan.

                       ALGUNAS DELICIAS DE LA EDAD
                       José. G. Ladrón de Guevara

                       Pastillas de noche y día.
                       Artrosis. Tos. Cagalera.
                       Tembleque. Cardiopatía.
                       Colesterol. Pulmonía.
                       La fractura de cadera.

                       La diabetes. La insulina.
                       Que no oyes. Que no ves.
                       El infarto. Y de propina,
                       el pito que desafina.
                       ¡Vaya mierda de vejez! 

      Para esto, mejor irse. ¿Verdad, Pepe?

11 comentarios:

  1. La verdad es que con estas "preciosidades", ¡Vaya mierda de avances!
    Claro que 89, casi 90, empiezan a ser muchos.

    ResponderEliminar
  2. Todo un álbum de agravios al cuerpo desgastado por los años, pero en ese espacio que va del nacimiento a la muerte hay tantos momentos memorables, tantos instantes preciosos, tantas vivencias... Y seguro que este hombre supo atesorarlos todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que, llega un momento, en que esos "agravios" de la vejez te impiden ver lo bueno que haya habido en tu vida. Incluso, lo bueno que haya a día de hoy. Ya está muy repetido que la Ciencia ha añadido años a la vida... pero no vida a los años.

      Eliminar
  3. La calidad de vida es fundamental, puesto que de nada sirve vivir si no se disfruta. Es quizás, uno de los problemas de nuestro tiempo, alargar la vida, pero en condiciones aceptables.

    El poema, además de bonito, no puede ser más explícito. Siento mucho que de nuevo tengas que despedir a alguien de tu entorno. Es ley de vida, después de bodas, bautizos y comuniones ya sabemos lo que nos toca. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Eso es así. Mi padre me decía que ya sus amigos estaban del otro lado y que tardaba mucho en ir con ellos...
    Desde luego hago mío lo que dice este poema. Yo suelo decir ¡qué fea es la vejez! o por lo menos la mía.
    Descanse en paz el amigo Pepe Guevara.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre decía también que tenía ya más amigos en el cementerio que aquí, pero es que ahora a mí me está pasando igual.

      Eliminar
  5. Senderos a recorrer por los humanos. Otro genio que se va... En mi caso un grande de la música. No fui tan inmediata para despedirlo, a veces puede más la pena, pero los dos merecen un homenaje, seguro se encontrarán y conjugarán su arte cuando lo hagan. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los años, lo mismo que se nos van los amigos, también se nos van los escritores, músicos, pintores... Desaparece el mundo en el que hemos vivido.

      Eliminar
  6. Una manera muy cruda de retratar la vejez.

    ResponderEliminar