28/2/14

Andaluces, levantaos.


     En aquellos eternos años de la transición cuando parecía que la democracia no llegaba nunca, empezó a circular por los grupos políticos y las comunidades de base un himno desconocido para todos: el himno de Andalucía, escrito por Blas Infante y con la música de un canto popular de siega, adaptada por José del Castillo. 
     No era oficial, ya que Andalucía aun no existía como comunidad autónoma y, por tanto, no estaba permitido interpretarlo o cantarlo. Pero, precisamente por eso, lo tomamos como otra canción reivindicativa más de las que habían circulado en los últimos años del franquismo y que eran algo así como himnos de guerra en la oposición a la dictadura. Y así empezamos a terminar nuestras misas clandestinas, celebradas en oscuros sótanos y trastiendas de parroquias marginales, con este himno que no nos gustaba a nadie y que nadie sabía cantarlo bien. Porque esa es otra. No había una grabación donde agarrarse ni una partitura, solo el boca a boca, alguien que lo había oído en un grupo o comunidad y lo enseñaba en otra. Y cada uno lo cantábamos como podíamos o como nos parecía mejor, por lo que el dichoso himno terminó que no lo reconocería ni su padre Blas Infante que levantara la cabeza. Porque es que, además, el puñetero himno era un rato difícil y triste como él solo, lánguido como el tipo que luego presidió el escudo, apoyando en los leones su cansina figura. Después no se si es que lo han arreglado o que nos hemos acostumbrado a él, pero la verdad es que ya no nos suena tan mal y hasta tiene sus versiones adaptadas a distintos ritmos. Y como hoy es el Día de Andalucía, oigamos una de esas versiones, la del grupo Jarcha, aquellos que también cantaron el himno no oficial de las primeras elecciones en democracia.


 
Última hora. Una nueva versión del himno a cargo de Estrella Morente, en el acto de entrega de las medallas de Andalucía y del nombramiento de Hijo Predilecto de Miguel Ríos, celebrado en el Teatro de La Maestranza de Sevilla. Medalla para Estrella, nombramiento para Miguel, dos granadinos y un recuerdo para Paco de Lucía al final del himno.

25 comentarios:

  1. Un gran grupo Jarcha, aunque es verdad qiue el himno es un poco tristón para la alegría que tiene el pueblo andaluz en cada uno de sus poros. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si era una canción de siega, es lógico que sea lento, pues en Andalucía en esa época hace un calor que te mueres y no se está para muchas alegrías al sol.

      Eliminar
  2. Yo diría que mas que tristón es muy difícil de cantar quizás porque estoy acostumbrada al nuestro que es tan conocido y fácil.
    Deseo a todos los andaluces un feliz día de su fiesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el vuestro lo hemos cantado todos los españoles en las excursiones, por lo que yo creo que es el único himno autonómico que conocemos.

      Eliminar
  3. Felicidades en el día de Andalucía. Estamos tan lejos unos de otros que hay muchas cosas que no conocemos...
    - Jubi, menos de un palmo en el mapa.
    Claro y a golpe de ratón un instante.
    Me resulta mucho más conocido la canción "Libertad sin ira"
    El himno de Aragón a mi juicio es muy soso y muy lento, se le quiere cambiar por otro cantado por el "Abuelo" (José Antonio Labordeta), "Canto a la libertad", no se si se conseguirá.
    Habrá un día
    en que todos
    al levantar la vista,
    veremos una tierra
    que ponga libertad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canción de Labordeta era una de esas canciones de la Transición que también la cantábamos en las misas y, desde luego, es mucho más bonita que vuestro himno oficial, que acabo de oír y no me suena de nada.

      Eliminar
  4. Olvidaba daros las gracias por la felicitación. Aquí, al menos, parece que lo están celebrando durmiendo o de viaje, pues ha habido un silencio en la calle toda la mañana que no se oían ni coches.

    ResponderEliminar
  5. En las voces de Jarcha el himno queda sublime. Claro, que se supone que los himnos son canciones para entonarlas sin necesidad de tener habilidades especiales en las cuerdas vocales... Pasa lo mismo con el de Aragón que comenta Jubilado, que queda muy bien en un auditorio pero no sale de ahí...
    Reconozco ser ajeno a himnos; me pasa con ellos como con las banderas, que me son indiferentes.

    Lo que comentas de las canciones que cantabais en las misas... Fíjate cuánto han cambiado las tornas... De aquella iglesia respondona, divertida y aglutinadora de tantas protestas, a la de Rouco, Camino y demás. Hacia atrás, como los cangrejos.

    Feliz celebración autonómica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que Rouco no es Tarancón, pero también es verdad que aquella Iglesia respondona éramos un puñado en relación con el censo de bautizados que vivían su fe de una forma muy distinta y que celebraban los domingos sus misas en las iglesias también de manera muy diferente. De todas formas, aquella Iglesia permanece en los pocos supervivientes que quedamos y que tratamos de no morirnos con la triste conciencia de que:

      Nosotros, los de entonces,
      ya no somos los mismos.

      Eliminar
  6. Erais un puñado... que se hacía notar. Porque entonces, más que nunca, la iglesia era una verdadera asamblea, un templo social más que místico... El padre de un colega fue uno de aquellos curas obreros de entonces, un hombvre comprometido con una sociedad que luchaba por restablecer la nueva savia. Aún sigue en ello, como cristiano de base, que dice él, en permanente huida de esta iglesia rancia y envarada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa era la terminología: cristianos de base, comunidades de base. Cuando hace unos años comentaba con uno de los pocos curas de aquellos que aun sigue siéndolo que no encontraba sitio para mí en esta Iglesia actual, me dijo: Tú, en el exilio, como todos nosotros.

      Eliminar
  7. Este año, por circunstancias personales, no he visto la retransmisión del acto, pero me gusta verlo y conocer los motivos y méritos de los andaluces distinguidos. No tanto de los artistas, cosa más notoria, sino de los estudiosos o emprendedores. No soy nada nacionalista, pero uno siente como un restallido cuando escucha el himno o cuando se ponderan a sus hijos ilustres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy nacionalista, pero pienso que, si los andaluces hubiéramos enseñado los dientes en ese sentido, quizá nos hubiera ido mejor, pues ya sabemos lo que ha pasado luego con algunas autonomías.

      Eliminar
  8. No es un himno que me guste mucho. El español, que es un idioma precioso no combina bien con la música. Las palabras son demasiado largas, en mi opinión. Tampoco me siento andaluz; cada vez me considero más ciudadano del mune y no entiendo de tanto localismo. Hay que preservar las cosas buenas, pero con la intención de que nos unan, no de que nos diferencien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ha dicho Francisco Espada, yo creo que nos sentimos enraizados en una tierra cuando los que también nacieron en ella sobresalen y llegan a metas que así nos parecen un poco nuestras. No hay más que ver como me he apresurado a añadir al post la nota en la que menciono que dos granadinos estaban en la entrega de medallas y tuvieron protagonismo en ella. Tú, como ciudadano del mundo, ¿no te alegras y te sientes orgulloso cuando te encuentras por ese mundo algún español reconocido por todos?

      Eliminar
    2. Me siento orgulloso por él como persona, no tanto como español. Disfruto con Nadal, Fernando Alonso y con muchos otros españoles no necesariamente ligados al deporte, y les animo y apoyo, no voy a decir que no, pero admiro a muchas otras personas que son de otros países. Lo de ciudadano del mundo es un cliché, pero en mi caso pienso que se acerca a la verdad.

      Eliminar
    3. Supongo que se deberá a la vida tan distinta que hemos llevado, pero yo necesito sentir mis raíces hundidas en alguna tierra. Siempre digo que los que no tenemos ramas necesitamos raíces....

      Eliminar
  9. Esta muchacha, Estrella Morente, canta de maravilla -sea cual sea el palo del himno, que sigo sin aclararme con tanto nombre-, aunque a mí el cante flamenco me impacienta y no sería capaz de asistir a un concierto donde exclusivamente se cantara así. Ni tampoco de jotas aragonesas, ¡eh!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está cantado por seguiriyas, pero yo tampoco podría asistir a un concierto, pues el flamenco necesita su ambiente y.... varias copas dentro. Así en frío, en un escenario lleno de luces, a mí tampoco me gusta. En cuanto a Estrella, además de cantar bien es un rato guapa ¿no crees?

      Eliminar
    2. Un bellezón. De los clásicos, además.

      Eliminar
    3. Su hermana Soleá también es guapa, pero muy distinta, se parece más a la madre.

      Eliminar
  10. No soy muy amigo de los himnos, sea cuales sean. Aunque si me parecen interesantes desde el punto de vista de conocer el sentir de los colectivos a los que pertenecen. Eso si, aunque me resulte algo ajeno, me gusta cómo canta la Morente, y con Paco de Lucía creo que todos hemos perdido un cachito muy importante de la cultura con mayúsculas.

    Salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A propósito de tu comentario, he recordado una anécdota muy divertida relacionada con este himno. Cuando ya era oficial, se interpretaba algunas veces pero nadie lo conocía y un día, en un concierto en la catedral de un coro extranjero, tuvieron la atención de incluir el himno de Andalucía y, cuando empezaron a cantarlo, solo nos pusimos en pie media docena de personas desperdigadas, pues las demás no tenían ni idea de qué era aquello. Y entonces, el compañero que estaba a mi lado y que, por cierto, era un cura de los que menciona Una mirada, dice en voz alta: ¡Levantaos, coño, que lo dice el himno!…. Me refiero con esto a lo del sentir de los colectivos, a que en Andalucía siempre nos han estado empujando a que nos levantemos y aquí seguimos, aguantando lo que nos echen.

      Eliminar
  11. A mi me ha parecido siempre un himno emocionante. Me gusta incluso su origen religioso, el hecho de que lo cantaran los jornaleros andaluces con sus espaldas dobladas y azotadas por el sol, implorando a Dios que se acordara de ellos... ya que aquí en la Tierra nadie lo hacía.

    Enrique Iniesta, el Padre Iniesta, ese granadino de adopción que fue el mayor estudioso de la figura de Blas Infante, realizó hace unos años una Historia Sonora del Himno Andaluz, donde explicaba su origen, su transformación hasta llegar a ser lo que es hoy.
    Jamás en mi vida olvidaré el día en el que escuché el Himno de Andalucía tocado por el Padre Iniesta en el órgano de los Escolapios del Paseo de los Basilios. Era el mismo órgano que a finales del S.XIX acompañaba la voz de Infante y de sus compañeros en los Escolapios de Antequera. Fue emocionante, muy emocionante.

    Saludos blancos y verdes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ha dicho Debatz, yo no soy muy de himnos ni de banderas y este en concreto me llegó ya tarde, pero de todas formas lo he cantado muchas veces por eso que digo en el post: a modo de reivindicación. A Iniesta lo conocí y la última vez que lo vi me regaló el libro "Un colegio junto al río", la historia del colegio del Paseo de los Basilios.

      Eliminar