1/1/11

Año Nuevo





El 1 de Enero de 2010 decía en mi felicitación por el Año Nuevo:

Mi mayor deseo es que todos tengamos una navegación lo más tranquila posible, libre de tormentas y naufragios, y nos reunamos aquí de nuevo para el estreno del 2011.

Ese deseo en mi caso no se ha cumplido, pues la navegación a lo largo del año no ha sido todo lo tranquila y lo feliz que hubiera querido. Tormentas hubo, naufragios amenazaron una barca ya desfondada y llena de agujeros, pero aprendí a nadar hace años y el instinto de conservación siempre está presente.

Por eso puedo estar aquí de nuevo deseándoles lo mismo para el año que entra.

¡¡ FELIZ 2011 !!

26 comentarios:

  1. Me apunto tu deseo para que al llegar el 2012 podamos decir que esta vez sí se ha cumplido...
    Feliz año, Senior Citizen.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Ojalá sea así, Gala. Y gracias por la visita en una noche tan especial.

    ResponderEliminar
  3. Nadaremos, a ver si vencemos el oleaje y podemos llegar a la orilla del 2.012 y lo podemos contar... Beso

    ResponderEliminar
  4. Lo que hace falta es que no nos falten las fuerzas, Teresa.

    ResponderEliminar
  5. En todas las navegaciones a lo largo de un año se encuentra uno con marejadas y tiempos de calma. Se cruza uno con navíos nuevos y se pierden otros con los que habíamos navegado durante un tiempo, pero así es la vida.
    Espero que en este 2011 podamos hacer amigos nuevos sin perder a ninguno de los viejos y que sepamos nadar lo suficiente como para mantenernos a flote.

    ResponderEliminar
  6. Así es la vida.... Pero dura vida, ¿no crees?

    (Perdonad, he empezado el año con un humor negro. ¿Se me nota?)

    ResponderEliminar
  7. Tengo en mente algún caso cercano que no vio empezar el 2010 y algún otro que ha estrenado el 2011 en un hospital. Nunca podemos tener claro quién estará para ver amanecer el próximo año. Sin embargo, los que estamos no podemos hacer sino agradecer el haber llegado.

    Yo estoy muy contenta y, cuando miro atrás, todas las manchas negras del año se ven como un aprendizaje. Cada bache superado te hace algo más fuerte...

    Un beso y ojalá el 2012 estemos aquí de nuevo.

    ResponderEliminar
  8. La realidad siempre se impone a nuestros deseos, pero también lo hace, ante los fracasos.

    Curiosamente, cuando volvemos atrás y revisamos nuestra "blogoteca" (menudo palabro), casi siempre encontramos algo que nos sorprende de nosotros mismos (de forma favorable o desfavorable). Aunque lo hayamos escrito en su momento, conscientemente, y sin sobresaltos.

    Con esto quiero decir que vamos evolucionando en todos los aspectos de la vida. Y creo, sinceramente, que este año 2011 va a ser un buen año para la prosperidad en general.
    2010 ha sido nefasto, en todos los sentidos.

    Mis mejores deseos, para ti y todos los blogueros, en este nuevo año.

    ResponderEliminar
  9. Más allá de la cuestión contable, numérica, temporal... deseo que en estas cuatro estaciones próximas podamos encontrarnos a menudo como hasta ahora, principalmente con buena salud y tranquilidad.

    ResponderEliminar
  10. Repasando hoy todos los comentarios que he tenido en este post me digo que no puedo quejarme, que tengo una "clientela" de lujo cuyas aportaciones enriquecen lo que yo escribo, lo suman y me acompañan en esta andadura.

    Gracias a todos los que seguís viniendo semana tras semana, porque sin vosotros no podría haber seguido, no estaría aquí hoy empezando un nuevo año, una nueva singladura por un mar cada día más ingrato y peligroso.

    ResponderEliminar
  11. Espero que esa barca, vaya curando sus heridas y que todos podamos decir dentro de un año Feliz Año 2012.
    Esto me ha recordado que hay otras maneras de viajar, una de ellas es en "El tren de la vida".
    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Lo malo es que en un tren hay vías muertas y las barcas pueden encallar en rocas imprevistas.

    ResponderEliminar
  13. A lo largo de siete décadas he encallado varias veces y otras tantas he debido retroceder por entrar en una vía muerta,pero aún sin saber nadar me he mantenido a flote.
    Muchos pasajeros se han bajado de mi tren;lo mas duro de sobrellevar ha sido los que lo hicieron definitivamente cuando el viaje apenas comenzaba.

    Pero también yo aprendí a seguir adelante y nuevos pasajeros continúan sumándose a mi viaje y lo hacen más grato.

    Qué bueno que a través de este post puedas ver cuantos somos los que te acompañamos y estés aquí deseando lo mismo que hace doce meses.
    Un afectuoso abrazo

    ResponderEliminar
  14. Gracias, nirene, por tus palabras y tu compañía. Como he dicho antes, por vosotros no lo he tirado todo por la borda y he dado por finalizada la travesía de esta barca con nombre de planta. Espero poder seguir viaje hasta cuando Dios quiera y que sigamos encontrándonos como hasta ahora.

    ResponderEliminar
  15. Puer eso es lo que esperamos todos los que te leemos, que sigas hasta el 2012, 2013, 2014... etc. Si todos seguimos aquí, será una navegación tranquila, agradable y siempre interesante.
    Tapa los agujeros de la barca y dale un buen baño de brea, creo que da un resultado excelente. Ya ves, algunos hemos hecho aguas alguna vez, semiabandonamos la travesía porque dudábamos del rumbo a seguir, pero dejamos la puerta entreabierta. Y como te dicen algunos comentaristas, se cruza una con nuevas embarcaciones y todo ello supone enriquecimiento.
    Que tengas un año lleno de conversaciones interesantes, agradables, de momentos felices y de ilusiones renovadas!
    Un abrazo desde la ventana por la que contemplo mi mimosa.

    ResponderEliminar
  16. Cuando elegí el macasar como nombre para el blog lo hice porque esta flor es un poco mítica para mí por lo escasa y lo entroncada que está con mi infancia, pero también por una cierta asociación entre mi vida y estas flores que nacen en invierno de unas ramas desnudas y aparentemente secas. Este blog quizá es una de esas flores y como tal habrá que cuidarlo, pero también hay que tener en cuenta que una flor es efímera y tiene sus días contados.

    ResponderEliminar
  17. Pero igual cada año nos da nuevas flores, no lo olvides

    ResponderEliminar
  18. Eso lo sabes tú bien, que tienes un hermoso jardín.

    ResponderEliminar
  19. Por si te fallase la barca te deseo branquias.
    Cuenta con un abrazo y mucho cariño "lontano".

    ResponderEliminar
  20. Tus palabras están llenas de buenos deseos, pero el panorama que bajo el brazo trae 2011 no es nada alagüeño, ni en la navegación aérea, terrestre, marítima y en la RED. Vivimos en un país con las vísceras dispuestas a sustituir a la palabra y... así nos luce el pelo. Escuchando las recientes declaraciones de algunos jerarcas de la Iglesia, mi mente, llevada quizá por el rescoldo del nacionalcatolicismo que a nuestra generación acompañará de por vida, pensé que retornábamos a los años 50 y 60 del pasado siglo.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
  21. Lo de las branquias no es mala idea. ¿Sabes donde se venden? O, mejor, se alquilan, que está la cosa económica fea.

    Abrazos, Fer, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  22. Pablo: Mejor dejamos a los jerarcas en donde han elegido vivir: allá por el Concilio de Trento...

    ResponderEliminar
  23. será feliz por lo que leo

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias, misterioso J.G., y bienvenido a esta casa.

    ResponderEliminar
  25. Un poco tarde (en día de epifanía), vengo a desearte un buen año. Te mando mis mejores deseos y un fuerte abrazo provenientes del otro lado del Atlántico.

    ResponderEliminar
  26. Dice el refrán que "nunca es tarde si la dicha es buena" y es siempre una alegría verte por aquí.

    Feliz año también para ti, Héctor.

    ResponderEliminar