20/6/19

Cruces (De cruzar)






      Avanzo -por mi derecha- en una acera tan estrecha que se cruzan dos personas con dificultad. En sentido contrario –y por su izquierda- se me acerca una señora no muy joven, pero lo bastante como para ser mi hija. Al llegar a mi altura, me arrimo todo lo que puedo a la pared (recordad: mi derecha) para evitar que tenga que bajarse a la calzada, pero ella hace lo mismo (recordad: su izquierda) intentando que la que se baje sea yo. Me detengo, la miro a la cara y le sonrío, como diciendo: ¿Y tú de que vas? Ella baja los ojos, pasa por donde tenía que haber pasado desde el principio y se va sin decir nada. 

      Prueba superada. Hasta la próxima.
  

6 comentarios:

  1. A mi me pasó en Venezuela en un sitio bastante aislado, la acera era más ancha y venían tres de frente conversando entre ellos y ocupándola toda o se separaban o yo me tenia que bajar a una carretera, no era una calle convencional, ni paseaba nadie por allí. Pensé que si me amedrentaba, estaba mostrando signos de debilidad, así que sin pensármelo excesivamente seguí adelante por el medio de la acera, en el último momento uno de ellos me dejó espacio para pasar. Allí el problema era un posible atraco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí el problema es, simplemente, que esto me ha pasado ya muchas veces, tanto con mujeres como con hombres. Yo no pido que me cedan el paso porque soy mayor si voy por mi izquierda, no quiero privilegios, pero que me desplacen yendo por donde tengo que ir... ya es demasiado.

      Eliminar
  2. Una buena lección de urbanidad; si le ha servido para actuar correctamente una próxima vez, eso que le has hecho aprender.
    Con lo barata que es la cortesía hacia el prójimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo, me ocurre con frecuencia, por lo que ya me sale hacer eso instintivamente y casi siempre funciona. Solo en una ocasión, con un chico joven que se resistía a bajarse, le tuve que decir: Oye... a tí no te dan el carnet de conducir si no sabes cual es tu derecha.

      Eliminar
  3. Somos bastante maleducados y a veces se impone el egoísmo. Es una de las cosas que me molestan de los españoles, pero en mi opinión, lo peor es cuando subes al autobús y todo el mundo va en el asiento del pasillo, dejando libre el de la ventana. La falta de solidaridad es tremenda.

    ResponderEliminar
  4. Hay cosas peores que esa... Pero, para mí, lo más triste es ver que las generaciones nuevas están peor educadas que las anteriores. Si alguna vez alguien me cede el asiento en el autobús, siempre es un hombre mayor, nunca un joven.

    ResponderEliminar