26/1/23

Carlos Pérez Siquier

 



      Sería por los años sesenta cuando conocí Almería. Fui con mis padres a principio de verano, aprovechando los días de vacaciones durante nuestras fiestas del Corpus y el viaje de ida fue una pesadilla, no solo por la lentitud de los trenes de entonces, sino porque sufrimos una avería, que nos tuvo detenidos durante horas en medio de la nada y con un sol achicharrante sobre el vagón sin aire acondicionado. Por fin llegamos, el hotel nos lo había buscado un compañero de mi padre, nacido allí, y era nuevo y céntrico. Estábamos ya en las habitaciones deshaciendo el equipaje, cuando mi padre me llamó desde el cuarto de baño, con una ventana que dominaba buena parte de la ciudad, por encima de edificios de menor altura. Hizo que me asomara a ella y me dijo: Mira que luz… Que distinta de la nuestra. Era una luz blanca, limpia, deslumbrante, yo diría que casi agresiva. La misma luz que captó en sus fotos el almeriense Carlos Pérez Siquier, que el pasado septiembre se conmemoró el primer aniversario de su muerte. 

      Con este motivo, se han instalado varias exposiciones de su obra, la primera en Madrid, en junio del 22, patrocinada por la Fundación MAPFRE, y en estas fechas, tres en Almería, una de ellas la de ese cartel de arriba, que me trajo el amigo Landahlauts cuando fue a verla en el Centro Andaluz de la Fotografía, situado en el antiguo edificio del Liceo y organizada por la Junta de Andalucía y la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino, que tiene en su museo de Olula del Río un Centro dedicado a él. 

      Aparte de esta, hay otra en el Museo de Arte de Almería y otra más en la Escuela de Arte que lleva su nombre y donde él estudió.

17/1/23

Maltrato




      Por desgracia, hablamos con frecuencia del maltrato en la pareja, de las mujeres que han muerto a manos del que se suponía que la amaba, pero, en otras situaciones, no está la cosa tan clara ni es tan dramática, aunque tenga la misma causa y, muchas veces, sea el principio que lleva a ese terrible final. 

      Hace ya algún tiempo, una mujer de más de 60 años me contaba su historia y la de su separación cuando sus hijas eran pequeñas.

      …me vestía como él quería, me cortaba el pelo, aunque a mí me gustaba largo, no salía más que con él, no tenía amistades propias, mis aficiones desaparecieron, mis gustos eran los suyos… Yo estaba enamorada y me parecía que eso era querer. Hasta que un día se me abrieron los ojos y me dije: Esta no eres tú. Y me vine aquí con mis niñas y solo mis dos manos para sacarlas adelante. Lo pasé mal, trabajaba todo el día como una mula, pero cuando me acostaba por la noche, me ponía el pijama que me gustaba, me tapaba con unas sábanas que había elegido yo y hacía planes para el fin de semana con amigos y amigas que eran mis amigos y mis amigas. Volvía a ser yo, volvía a ser la casi adolescente que un mal día subió las escaleras de una iglesia vestida de blanco… con el traje que llevó mi suegra en su boda y que a mí me sentaba como un tiro. 

8/1/23

En el super

 

Captura tomada a un vídeo de un supermercado extranjero

      El mismo día de la Nochevieja por la mañana y, ante los dos días de fiesta que venían, me acerqué al supermercado más cercano a comprar algo que me faltaba. Al pagar, le deseé al chico de la caja un buen año y que lo pasara bien en esos dos días de vacaciones, pero me contestó: 

      -Buueno, solo uno, pues el lunes tenemos que venir, aunque no abramos. Hay que quitar los artículos de Navidad y colocar las ofertas de enero.

      -Pues vaya, después del trajín de estos días, tenéis derecho a un descanso. 

      -(Mirando de reojo al encargado) Luego nos dan un día libre. 

      -De todas formas, no es lo mismo que tener dos días seguidos. Habrá que organizar una protesta de los clientes…

      De camino a mi casa, estuve recordando cuando abrió en ese mismo sitio el primer supermercado del barrio, que no es este de ahora. Fue hace muchos años, como muy tarde en la Transición, y era de una cadena local, que estaba teniendo mucho éxito por sus precios bajos. Pero era un super pequeño y con unas instalaciones muy deficientes, tan deficientes, que la puerta estaba siempre de par en par y, frente a ella, a dos pasos de distancia, estaban las cajas, por lo que a las cajeras, todas chicas, les daba el frío de la calle directamente y estaban abrigadas hasta los ojos con bufandas, jerséis bajo el uniforme y periódicos dentro de las medias. 

      Daba pena verlas trabajar tantas horas en esas condiciones, por lo que me salió la vena peleona que tenía muy reciente y se me ocurrió organizar una protesta de clientas. Mi plan era reunirnos un grupo en la puerta impidiendo el paso a los clientes, llamar a la prensa y, en cuanto hubiera hecho unas fotos para el periódico del día siguiente, terminar con el asunto antes de que fuera a mayores. Así que empecé hablando con las señoras que conocía, luego con las que no conocía y, al final, con alguna que pasaba por allí… pero todas se me rajaron. Que tenían prisa, que era una hora muy mala, que podía venir la policía antes que la prensa y meternos en un lío, que si menudo es mi marido para estas cosas… Total, que me quedé sola con una señora que estaba dudosa y, de esa forma, no hacíamos nada.

      Años más tarde, recordé esto mientras corría a mi casa para vomitar, porque una chica inexperta de la carnicería, se cortó un dedo delante de mí partiendo pollo con un machete sin guante protector. Pensé de nuevo que había que hacer algo para que las trabajadoras de este super, que era ya un negocio boyante con muchas sucursales, estuvieran mejor tratadas, pero recordando el poco éxito que tuve en la otra ocasión, acallé mi conciencia pensando que ya existían leyes y los accidentes laborales se investigaban. Una disculpa que no me tranquilizó del todo, pues sabía que el encargado que estuvo buscando en el suelo el dedo de aquella chica, diría en el hospital que guante había, pero ella no se lo había puesto. Y el resto de los empleados lo respaldaría por miedo a ser despedidos.

1/1/23

Año Nuevo

 


      Terminando 2009, os felicité el año que entraba con la fachada del Ayuntamiento iluminada y un brillante 2010 sobre el caballo de Ramiro Megías/Pérez Villalta. Así he seguido religiosamente cada Navidad, haciendo la foto en la misma loseta frente al Ayuntamiento, unas veces sola, otras acompañada, unas veces disfrutando, otras triste y casi a la fuerza. Pero ha pasado el tiempo, mucho tiempo, los años no solo pasan, sino que pesan, y este año no he tenido gana de salir "a ver las luces".

      Sin embargo, un día tuve que cruzar al anochecer ese puente sobre el río Genil, que tengo cerca, hice unas fotos del río que nos lleva y, con una de ellas, os deseo a todos que el nuevo año se porte bien con vosotros.


24/12/22

Navidad

 


PAZ Y AMOR PARA TODOS EN ESTA NAVIDAD Y SIEMPRE

 

16/12/22

Folletos

 


      Hace unos días, vi publicada en IDEAL esa noticia que tenéis al lado y que habla de una de las ideas más estúpidas que he leído últimamente. No digo la más estúpida, pues de esas hay muchas, pero tiene bastantes papeletas para optar al primer puesto. 

       Como podéis ver, trata de que el Ayuntamiento nos repartirá unos folletos a los viejos, con recomendaciones para pasar el invierno sin perecer en el intento. Algo así como lo que hacen en verano por el calor, pero evidenciando un desconocimiento absoluto de la vida que hay más allá de sus sillones y sus coches oficiales.

      Por supuesto que hay algunas recomendaciones razonables y que cualquiera puede llevar a cabo sin mucho esfuerzo, pero un par de ellas claman al cielo.

      Conservar una temperatura de 18 a 21 grados en el hogar.

      Que se lo digan a los vecinos del Distrito Norte, que sufren apagones de electricidad diarios…  Y, para más inri, van a recomendarlo precisamente este año, con el precio que tiene la electricidad, el gas o el gasóleo. Yo estoy pagando más de cien euros de Comunidad y mi piso llega con apuros a los 20º, si no hace mucho frío y en las horas –pocas- de calefacción. ¿Cómo piensan que va a alcanzar ese nivel de confortabilidad quien tiene la pensión mínima o la no contributiva?

      Y rodearse de seres queridos para evitar el aislamiento y la depresión. 

      Muy tierno… pero falta un folleto recomendando a los “seres queridos” de los viejos que los “rodeen”, porque lo que es ellos poco pueden hacer en ese sentido.



7/12/22

Honores y Distinciones



      El pasado día 29, la Diputación de Granada entregó los Honores y Distinciones 2022 y, con ello, rindió homenaje a las personas que se han destacado por su labor a favor del desarrollo de la provincia. 

      En un acto celebrado en el Auditorio del Parque de las Ciencias, se entregaron las distinciones a dos Hijos Predilectos, el pintor Juan Vida y la bailaora Fuensanta “La Moneta”, un Hijo Adoptivo, el director de cine Benito Zambrano y cinco Medallas de Oro a María José Sánchez, investigadora del cáncer, Pilar López, médico y cofundadora de Granadadown, Margarita Birriel, profesora de la UGR y destacada feminista, Antonio Martín, musicólogo y los trabajadores y trabajadoras del INFOCA

      De Juan Vida escribiré algún día, pues me gusta mucho su pintura, de Zambrano vi Solas y me pareció un gran director y a La Moneta no la he visto bailar, por lo que no puedo opinar sobre ella.

      En cuanto a las Medallas de Oro, conozco a Margarita Birriel, admiro su trabajo y también admiro a los demás homenajeados, pero mi foto de portada va para los trabajadores del INFOCA, esos hombres, no muy jóvenes, que durante las noches tórridas del incendio en el Valle de Lecrín, cuando me llegaba el olor a quemado y hasta las pavesas, los imaginaba en aquel infierno, exponiendo su vida para salvar nuestro Valle de la Alegría, convertido en Valle de la tristeza y la desolación.

 

27/11/22

Modelos

 

 

–Mire, los delitos de carácter sexual están aumentando. La sociedad
sigue siendo muy machista. El estereotipo de las mujeres en relación
a la belleza no es que se esté aflojando, es que se está potenciando.
En estos momentos tenemos menos niñas en las carreras técnicas que
hace 30 años, porque el mensaje poderoso que lanza una sociedad
metida en el mercado es que lo que tienes que ser es bellísima. No
que tienes que ser inteligente, independiente... Estamos rodeados
de pornografía y de imágenes que siguen considerando a la mujer
un simple objeto... Quiero decir que no hay un compromiso
contundente y serio de atajar todo esto.

Carmen  Calvo


      Terminando el verano, una tarde de esas agobiantes bajo el aire acondicionado, aterricé, por puro aburrimiento, en la web de una empresa china de compras on line. Justo en esa empresa de la que ahora se habla tanto por la acusación de Greenpeace de que fabrica su ropa con sustancias químicas que contaminan el ambiente, olvidando decirnos qué empresa no fabrica en China, para que podamos comprar tranquilamente. 

      Pero no vamos ahora a hablar de eso, sino de que me encontré sorpresivamente con unas modelos muy jóvenes, pero totalmente “recauchutadas”, hasta el punto de llevar dos balones de fútbol delante y dos detrás, en donde la espalda pierde su honesto nombre. Pero la sorpresa fue aun mayor cuando llegó el otoño, aparecieron las prendas de abrigo y casi todas las modelos las llevaban mostrando debajo un top semejante a un sujetador y las piernas al aire. Lo normal bajo un abrigo o chaquetón de invierno es llevar un jersey o una camiseta, pero no, ellas parece que se han vestido de prisa y van en ropa interior. 

      Y yo me planteo:

      Esa ropa va destinada a mujeres, por lo que raramente un hombre aparecerá por ahí.

      Yo, como mujer, lo que miro es la ropa y paso de sus estómagos, sus piernas o sus balones de fútbol.

      ¿Para qué van, entonces, esas chicas pasando frío?

      Me temo que para lo que dice la exministra y vicepresidenta: Para servir de modelo a las chicas, igualmente jóvenes, que compran ahí su ropa. No modelan ropa; modelan mujeres.

 

20/11/22

Instrucciones

 



      En la consulta del oftalmólogo.

        -No debe usted hacer esfuerzos ni movimientos bruscos. No debe levantar peso ni bajar la cabeza. Pero sin exagerar...

         -¿A qué se refiere con exagerar?

         -A que tuve un paciente que, tiempo después de la intervención, me preguntó si podía ya comer "normal".

          -¿Normal? Yo no le he dicho nada relacionado con la comida.

      Y es que el hombre llevaba un mes comiendo vista al frente, derramando la sopa y cortando la carne a saber cómo.


12/11/22

Discreto encanto

  



      El otro día me llamaron burguesa. Siendo sincera, me dijeron que tengo un "ramalazo" de burguesa. Yo creo que no es así, pero en el caso de que lo fuera, sería una Burguesa De Marcas Blancas.

      Y a mucha honra...


31/10/22

Halloween

 



      Esta noche es "jalogüin" y los niños juegan a tener miedo de las cosas que no les dan miedo, dejando a un lado las cosas que realmente les asustan.

      Yo no fui una niña miedosa y si algún miedo tenía, mi padre se encargaba de quitármelo por las bravas, obligándome a enfrentarme con él. Mis miedos nunca fueron a monstruos, fantasmas ni seres de ultratumba, sino que procedían de las novelas policíacas de mi madre, que leía a escondidas, y así, cuando de noche tenía que subir al piso de arriba y me encontraba con la oscuridad del recibidor al que no alcanzaba la luz de abajo, la imagen que acudía a mi cabeza no era la de un ser fantástico y maligno, sino la de un ladrón que estuviera robando y me atacara antes de encender la luz, para evitar que lo descubriera. Casi sentía su mano sobre la mía en el interruptor... Y al regreso, igual. Apagaba y bajaba las escaleras a todo correr por si el ladrón me impedía hacerlo. Hasta que mi padre se dio cuenta de aquello y, sin decirme nada, tomó medidas. Todas las noches, casualmente, necesitaba algo que había dejado en el dormitorio y me mandaba bajárselo. Yo me resistía, pero inútilmente, porque cuando mi padre ordenaba algo, había que hacerlo sí o sí y porque, en el fondo, me daba cuenta de que lo hacía para quitarme el miedo. Hasta que a fuerza de subir a por la cartera de mi padre, la pluma estilográfica, el pañuelo de la nariz o una nota con las tareas del día siguiente, aquel recibidor a oscuras se convirtió en una rutina y encendía la luz pensando en otra cosa, quizá acordándome de que yo también tenía que coger algo en mi dormitorio o aprovechar para hacer lo que se hace en el cuarto de baño. Y luego bajaba sin carreras, sin darme cuenta tampoco de que todo el piso de arriba quedaba a oscuras, sin imaginar ningún asesino escondido bajo una cama. Y entonces, mi padre dejó de olvidarse cosas en su mesita de noche, ni tampoco le dio frío y necesitó un jersey del armario. Objetivo cumplido.


14/10/22

El tango. Las parejas II

 

      Con la segunda pareja, llegamos al final de esta serie de cinco entradas. Una pareja un tanto despareja, que le hubiera servido a la Ministra de Igualdad para alguno de sus carteles y que está formada por Alejandra Mantiñán y Aoniken Quiroga.

      La prestigiosa página Tangos al bardo, en 2012, decía de Alejandra Martiñán:

Para mí, Alejandra está entre las tres mejores bailarinas de tango de la actualidad. Ha actuado en varios continentes, con diversos compañeros y su performance es lujosa. Incluso es de las personas que han logrado elevar el nivel de la danza de tango a alturas impensadas. Es maestra nacional de danzas desde los 18 años, estudió clásico y contemporáneo, pero también fisiología, antes de dedicarse exclusivamente al tango desde hace más de 20 años.

      Estos estudios de fisiología le han permitido crear un método de enseñanza del tango basado en la biomecánica, que la ha hecho célebre en todo el mundo. Es una bailarina que nunca quiso tener pareja fija ni en el baile ni en la enseñanza, pero que ha bailado a temporadas con Aoniken Quiroga y sus mejores elogios están destinados a él. En un documental sobre su método que se presentó el año pasado en el Festival de Cannes, habla de la relación entre ellos y dice: 

Imagínate que antes mi compañero fue Gabriel Missé, el extremo opuesto a Aoniken en cuanto a físico y estilo. Yo fui jurado del Campeonato de Tango en ese año 2006 y en mi planilla había puesto primeros a Aoniken y su compañera. Pero el primer lugar fue para una pareja en la que la mujer estaba embarazada de siete meses… y es imposible ganar con esta clase de competencia. Bien, Aoniken era el mejor amigo de Gabriel Missé y una noche en la milonga La Viruta me avisa que quiere bailar conmigo. Espero, espero y nada. Me acerco y le digo, ‘gordo, ¿qué te pasa?’. Y así, finalmente, salimos a la pista. Fue tremendo. Se paró La Viruta: mientras bailábamos, las parejas se detenían para mirarnos y nos iban abriendo el espacio. Nosotros dos, en la estratósfera. ¿Viste que a veces uno se pasa la vida buscando su otra mitad? Así fue con él".

"Esa misma noche le dije: ‘en algún momento vamos a terminar trabajando juntos’. ‘¿Estás loca? -me contestó- ‘¿vos tan estética bailando conmigo?’. ‘Vas a ver’, le dije. Y así fue. Dos veces nos dejamos y dos veces volvimos. Cada uno puede tener otros compañeros de baile y que todo ande fenómeno, pero no somos completamente felices. Esa felicidad que te hace pensar, ‘que se caiga el mundo, que me muera mañana y no me importa nada’; eso, eso sólo ocurre cuando bailo con Aoniken”.

      Y, al preguntarle si tuvieron alguna relación sentimental, contesta:

-Nooo. En primer lugar, él tiene 36 años y yo, 54. Es como un hijo para mí, sería casi incestuoso sólo pensarlo. Él me dice que soy su mejor amigo.

      Hasta aquí lo que Alejandra dice de él, pero ahora los vemos bailando, que es lo suyo. Primeramente, en un tango de hace bastantes años.




      Y  otro muy reciente, de hace un mes.

      Ahora, en una milonga de 2011. Un vídeo malo, pero con una exhibición de facultades por ambas partes y demostrando como se divierten bailando juntos.




      Y otra milonga de ahora

      Más un video muy curioso quizá de cuando empezaron a bailar juntos, con un Aoniken jovencísimo, y en Parque Patricios, todo un clásico de Canaro.

      Terminamos aquí con esta serie, aunque podríamos seguir mucho tiempo más, porque el tango tiene muchas caras. Se podría hablar de otras parejas también muy buenas, de algunas que se lo montan con el canyengue hasta en Rusia o de otras ya muy veteranas, adoradas por su público también veterano. Parejas de hombre y mujer, como hemos visto, pero también parejas de dos hombres, que es lo que, al parecer, ocurría en un principio cuando estaba mal visto que bailara la mujer. Y de los vídeos que he visto de parejas masculinas, parece que los más conocidos son los hermanos Macana, que bailan bien, se lo toman a broma y se intercambian el “liderazgo” según les conviene.

      Y, como broche de oro, parejas de dos mujeres, en donde volvemos a encontrarnos a Alejandra Martiñán, ahora de “líder”.
 
* * *
      Con un recuerdo nostálgico para Zifra, Tanguero Mayor del Reino (más bien República) con el que compartí tangos extraños y prehistóricos, bajados con el eMule en horas y horas de ordenador. Y con el que compartí algo mucho más importante e inolvidable.