9/10/21

Procrastinar



      Supongo que la mayoría habréis oído o leído esta palabra, muy presente en la Red desde hace años, aunque creo que estaba aceptada de siempre por la RAE, ya que aparece incluso en escritos de Cicerón. Y vemos que la Real Academia es muy parca al darnos la definición de esta palabra, diciéndonos solo que es DIFERIR, APLAZAR, pero, sin embargo, la Wikipedia lo amplía más y nos dice que es: la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables por miedo o pereza a afrontarlas.  Y, como podréis ver en un vistazo por la Red, hasta hay quien añade que: Sin embargo, es más que postergar voluntariamente. La procrastinación también deriva de la palabra del griego antiguo «akrasia», hacer algo en contra de nuestro mejor juicio. Y en este sentido es como yo la entendí siempre.

      Por eso, la primera vez que leí en Internet ese término y supe su significado, me di cuenta de que chocaba de frente con una frase que ha sido siempre para mí algo así como un lema: Lo que vas a hacer, hazlo pronto. La pronuncia Jesús, el galileo (Jn. 13,27), en la Última Cena, dirigiéndose a Judas Iscariote y sabiendo que lo ha traicionado, lo ha vendido por treinta monedas de plata (Mt. 26,16). Dice: Hazlo pronto (o hazlo en seguida, según la traducción) O sea, si eso es lo que quieres hacer, llega con tu decisión hasta el final y asume las consecuencias.

       Muchas veces a lo largo de mi vida -y como la mayoría de las personas- me he encontrado con el dilema de tener que tomar una decisión difícil y, cuando he dudado, cuando he sentido la tentación de mirar para otro lado y aplazarlo, siempre he oído dentro de mí esa frase: Lo que vas a hacer, hazlo pronto. No lo aplaces, no lo demores, pues cuanto más tardes en decidirte, más difícil te será.

 

4 comentarios:

  1. Es decir que procrastinar, es el antónimo de "No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy".
    Ahora comprendo el porqué de la utilización masiva de esta palabra en la casi totalidad de lo políticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo bastante más serio, pues afecta a nuestras decisiones más importantes, a como nos enfrentamos a nuestros problemas.

      Eliminar
  2. Hay vocablos que van y vienen. De repente, aparecen y se diría recién inventados cuando no son sino términos cuyo uso quedó relegado a tratados y estudios. No recuerdo haber utilizado esa palabra ni en el habla ni en la escritura, aunque no me es desconocida porque va unida a la noción de espacio/tiempo y a la gestión que hacemos de esos conceptos en nuestras actuaciones a la hora de enfrentar el queremos y el podemos. Decidir y llevar a cabo esa decisión no siempre es fácil. Casi siempre conocemos cuál es la solución a algunos problemas; que actuemos en consonancia es otra cuestión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gusta esta palabra. Es fea, difícil de pronunciar y de escribir... Pero me gusta aun menos lo que significa, el hecho que define, que no es simplemente la diferencia entre querer y poder, sino que, cuando procrastinamos, nos mentimos a nosotros mismos y mentimos a los demás. Y yo odio la mentira.

      Eliminar